10 de junio de 1971

images (13)

Carlos Ramos

Ya son 46 años de los hechos ocurridos en las calles cercanas al metro normal de la Ciudad de México. Ese día, jueves de Corpus, un grupo paramilitar identificado como los halcones, reprimió una manifestación estudiantil.
Esta era la primera manifestación estudiantil desde la masacre del 2 de octubre de 1968 ocurrida en Tlatelolco. Con el cambio de presidente (Díaz Ordaz a Echeverría), se esperaba que la situación política cambiara y así, los estudiantes de la Ciudad de México se manifestaron en solidaridad con la Universidad Autónoma de Nuevo León que había entrado en huelga, debido a la ley orgánica que se proponía.
Ya en la calle los estudiantes además del apoyo a la Universidad, pedían democratización de la educación, control del presupuesto y libertad política para obreros, campesinos, intelectuales y estudiantes. Pues habían quedado muchas cosas pendientes desde el 68.
Pero con lo que se encontraron los manifestantes fue con un grupo creado por el Estado y la CIA, para controlar la situación política y el “orden”. La represión comenzó con palos, pero después se hizo con armas de fuego, con tal saña que los paramilitares remataron a varios heridos. El saldo fue de casi 120 muertos. La intención del Estado era acabar con el movimiento, intimidar, aplicar la política del miedo. El estado nuevamente mostró su parte más violenta, pretendía dar un escarmiento público para todos aquellos que se quisieran organizar.
En un principio esto trajo como consecuencias que una parte del movimiento estudiantil se neutralizará, y que otra parte se radicalizará, algunos jóvenes se decidieron por el camino de la guerrilla y la lucha clandestina, todo esto desembocaría en la llamada guerra sucia.
Cuatro décadas y media de estos hechos y aun no hay castigo a los culpables, ni justicia para los caídos, el Estado ocultó la verdad sobre estos grupos paramilitares y sigue utilizándolos -antorcha campesina, grupos de la mafia, etc.,- para perseguir a los grupos organizados. El jueves de corpus como se le recuerda a este día, es una muestra más, de que el Estado esta al servicio de los empresarios, ningún representante de los partidos políticos en tiempos de campaña o fuera de esos tiempos habla de castigar o de hacer justicia a nuestros muertos, lo anterior obedece a que el estado puede cambiar de manos pero cuando siente amenazado sus intereses no dudará en usar la violencia.
Nos queda luchar, organizarnos, no olvidar, porque de la desmemoria se nutren los enemigos, de las derrotas y tragedias también se aprende.
“Justicia para los desaparecidos, los asesinados y los presos políticos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s