Pandemia (COVID-19), medio ambiente y capitalismo

Por: Célula Othón Salazar

La pandemia (COVID-19), ha reflejado la crudeza del capitalismo en diferentes ámbitos y  escalas. Países como EUA, Reino Unido y China han comprando millones de dosis de vacunas (muchas más que el número de habitantes de esos paises), de hecho diez países han aplicado 8 de cada 10 vacunas en el planeta. Los altos precios y acaparamiento de insumos médicos (alcohol, cubrebocas, oxígeno, etc etc) imposibilitan que las familias de escasos recursos puedan acceder a los mismos, a lo que se suman los despidos masivos de empresas que han dejado en el desempleo a millones de trabajadores en todo el mundo, con pretexto de la crisis económica ocasionada por la pandemia.

No obstante el origen de la misma pandemia, tiene que ver con el funcionamiento y la voracidad del sistema capitalista, que explota y destruye los ecosistemas naturales y su biodiversidad, con el único fin de satisfacer sus necesidades.

Zona deforestada, erosionada y contaminada. México. 2021.

Mucho se ha especulado sobre el origen de la cepa de coronavirus, causante de la actual pandemia en el mundo. Sin embargo, científicos  sugieren que la primera variante de coronavirus causante del SARS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo) en el 2003 provino del contacto de animales silvestres que se comercializan en los mercados de algunas provincias en China, y  en el caso de la nueva cepa de coronavirus, SARS COV-2, todo apunta a que esta proviene igualmente de animales silvestres.

Científicos de todo el mundo pronosticaron antes de diciembre del 2019, que la siguiente pandemía ocurriría a partir de un virus con características a las de los coronavirus como es que el material genético del que están compuestos es Ácido Ribonucleico (ARN) y que amenazas directas sobre los ecosistemas y su biodiversidad como la deforestación y comercialización, tráfico y/o consumo de especies silvestres estarían relacionadas con el origen de la misma.

La deforestación, es decir (la pérdida o modificación de los bosques y selvas), es una amenaza muy grave para el bienestar humano ya que ha ocasionado la escases del agua, modificación del clima (más calor y menos lluvia) y la desaparición de muchas especies de plantas y animales silvestres. Además, al ir deforestando las regiones que aún preservan bosques naturales, se abre la posibilidad de que los seres humanos entren en contacto con especies de animales que puedan ser vectores a nuevas enfermedades.

Con respecto comercialización y  consumo de especies silvestres, si bien es una actividad que comunidades indígenas y campesinas han hecho durante cientos de años, el consumo de animales silvestres se ha acelerado  en las grandes ciudades surgen debido a modas o “mitos” sobre propiedades médicas de la carne de ciertas especies. Esto ha ocasionado una alta demanda del producto, en sectores que antes no consumian fauna silvestre.

Los animales silvestres comercializados en mercados de las grandes ciudades por lo general están en condiciones insalubres y de hacinamiento, lo que los hace susceptibles a una mayor cantidad de enfermedades, lo cual a la larga una mayor probabilidad de que estas enfermedades puedan saltar a los seres humanos. Además, el que un animal silvestre llegue y se compre en una ciudad está relacionado con el tráfico ilegal de las mismas en donde grupos criminales que trafican drogas, armas y personas, juegan un papel importante y son intermediarios o los comerciantes finales de las especies animales.

Debemos recordar que estos grupos criminales son una expresion aguda del sistema capitalista, que funciona y se fortalece a beneplacito de los Estados. Esta relación deforestanción y tráfico de especies animales con el surgimiento y brotes de enfermedades ha ocurrido anteriormente con la enfermedad Ébola, transmitida principalmente por una especie de murciélago, y el consumo de esta especie por parte de los seres humanos.

Es por eso que no es de asombrarse que el origen de la nueva pandemía haya sido China, uno de los países con mayor crecimiento capitalista, con tasas muy altas de deforestación y graves problemas en el tráfico de especies silvestres a raíz de la alta demanda de su carne. Ya que estos factores fueron un “caldo de cultivo”, posiblememnte propició el surgimiento de esta pandemía en la cual el proletariado y el campesidado, han sido los más afectados.

A los grandes capitalistas, sus empresas y los Estados que los representan no les importa el futuro y el presente de la humanidad, y mucho menos que esta se desarrolle en un ambiente sano libre de enfermedades y de escases de recursos.

La nueva sociedad que los comunistas queremos construir, tiene que estar basada en principios básicos de cuidado y manejo adecuado del medio ambiente, siempre asegurando a futuro que elementos de la naturaleza y ecosistemas en donde se desarrolle la nueva sociedad se utilicen de forma adecuada, sanos y libres de enfermedades.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s