8 de marzo…..día internacional de la mujer (reflexión)

Por: Montse de Pablo (Coolaboración externa)

Soy una mujer de 64 años. Hace más de 40 años que esta fecha es significativa para mi existencia como mujer y para las demás mujeres en el mundo. He visto y he participado en luchar y conseguir varias reivindicaciones importantes, laborales, sociales, personales…y todavía quedan más por conquistar.

Y me siento orgullosa de ello.

Las mujeres hemos sentido en nuestros cuerpos y en nuestras vidas el yugo de esta sociedad patriarcal donde prevalecen valores más cercanos al mundo de lo masculino: la competitividad, la dedicación absoluta al trabajo y a la productividad, la sobrevaloración de la independencia, el menosprecio por el mundo emocional y relacional. Y donde los valores relacionados con lo femenino están devaluados y muchas veces ignorados: el cuidado de la familia, la importancia del “maternaje”, la colaboración y la ayuda mutua, la interdependencia, etcétera.

Hoy reflexiono que esta sociedad patriarcal en la que estamos inmersos, subyuga y domina tanto a mujeres como a hombres, quitándonos partes nuestras que necesitamos reivindicar para tener una calidad de vida, una calidad que no solo se relacione con la capacidad de consumo, sino que anteponga el cuidado de las relaciones personales y familiares, la importancia de tiempos de descanso, de cuidar nuestra salud física y mental, de asomarnos a lo trascendente sea como sea que queramos llamarle, de preocuparnos y ocuparnos de nuestro medio ambiente y del planeta que habitamos “nuestra casa”.

El día internacional de la mujer rebasa el marco de las peticiones de igualdad salarial, derechos laborales y sociales. Su lucha se asoma a enfrentar y cuestionar esos paradigmas patriarcales que mujeres y hombres tenemos que cuestionarnos personalmente. Porque la lucha de las mujeres que nos llamamos feministas, no se dirige contra el hombre o los hombres sino contra esos valores patriarcales que nos aprisionan tanto a mujeres como a los hombres.

Es en el marco de nuestra infancia, en nuestra familia donde nos hemos acoplado y aprendido el cómo ser hombres y mujeres. Al cobijo de esas relaciones tan cercanas hemos reconocido el valor de ser hombre o de ser mujer, el lugar de importancia que ocupa él o ella. Y es en ese ámbito familiar que hemos ganado o no la dignidad de ser mujer o la dignidad de ser hombre.

Es cierto que hay mucho que socialmente puede hacerse, que se pueden cambiar leyes y aplicar otras nuevas, pero sobretodo creo que es en las relaciones cercanas, y en nuestra infancia que heredamos (además del apellido de nuestros padres) su manera digna y propia de estar de pie en la vida.

El día internacional de la mujer, es un recordatorio y un llamado, no solo a las mujeres, sino a todos y todas, de los derechos que no queremos perder en esta sociedad patriarcal, que se olvida tan fácilmente de ser dignamente human@.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s