2018: año de violencia contra la mujer

Adrian Galindo

2018 fue el año culminación de la violencia desatada por Calderón y continuada por Peña
Nieto. Una guerra que se vendió contra el narco pero que en realidad fue contra el pueblo
de México. Éste, durante 12 años sufrió la intensificación de la violencia, la dominación y
la explotación, desplegada con su cara más aterradora: asesinatos, desapariciones forzadas
y ejecuciones extrajudiciales.
En este contexto de violencia, las agresiones en contra de las mujeres llegaron a
niveles sin precedentes. No solo se trata de los feminicidios -los cuales están fuera de
control-, también han crecido otras formas de agresión que son impactantes y afectan la
vida diaria de millones de mujeres, como lo evidenciaron las cifras del Sistema Nacional de
Seguridad Pública de la pasada Secretaría de Gobernación.
Entre 2015 y 2018 las denuncias por violación sexual aumentaron 10%. Esto
significa que en 2018 se han denunciado casi mil violaciones por mes, tocando sus picos
históricos en agosto y septiembre con mil 67 y mil 65 violaciones, respectivamente. El
promedio mensual de ataques sexuales en 2017 fue de 880, en 2016 de 908 y en 2015 deEl aumento de estas agresiones no es subjetivo.
Los feminicidios no han parado de aumentar. Durante 2015 se reportaron 407, en
2016 fueron 585, en 2017 la cuenta llegó a 701. Para 2018 se rebasaron los índices
anteriores al doblar las cifras de agresiones mensualmente. Julio de 2018 fue el mes más
violento con 79 femenicidios en todo el país. Otras organizaciones señalan que en México
ocurren entre 7 y 9 feminicidios diarios.
Este tipo de agresiones no solo han aumentado en número, sino también en crueldad. En
promedio, una cuarta parte de los feminicidios fueron perpetrados con arma de fuego y una
cifra similar con arma blanca, la otra mitad fue perpetrada con otros elementos como golpes
y/o asfixia.
Los Estados más violentos para las mujeres en nuestro país son el estado de México,
Veracruz y Nuevo León. El estado de México posiblemente sea el escenario más grotesco;
desde marzo de 2011 fueron asesinadas 2 mil 417 mujeres, de las cuales sólo una quinta
parte ha sido reconocida e investigada como feminicidio. De estos casos, sólo en 137 se ha
castigado a los culpables. La mayoría de víctimas son jóvenes entre 15 y 35 años y con
frecuencia los cadáveres presentan signos de abuso sexual.

Sabemos con claridad y con mucho dolor que estas cifras representan solo una parte
de todas las agresiones, que la gran mayoría de casos todavía permanecen en silencio por el
miedo, el terror, la barbarie y la impunidad implantada por el capitalismo patriarcal que
somete y domina a toda la vida.
Terminar con la violencia contra la mujer es una tarea que nos corresponde a todo
ser humano. Terminar con este tipo de violencia pasa por la organización y la lucha
política, ya que su origen esta en las condiciones de explotación y dominación impuestas
por el capitalismo, por los roles de genero que impone y le son funcionales para sostener la
barbarie que se apoya en la anulación de nuestras necesidades individuales y colectivas.
La construcción de una sociedad sana pasa por reducir al máximo la violencia como una
forma de relacionarnos, tanto en el plano individual en nuestras relaciones cercanas, como
en el plano colectivo y el tipo de relaciones sociales que queremos fomentar y construir a
partir de nuestra organización y lucha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s