Declaración del Comité Central del Partido Comunista de México (PCdeM), ante los resultados de las elecciones celebradas el 1 de julio de 2018

LOGO

Ante a necesidad de dar una respuesta puntual a algunas de las inquietudes e interrogantes que se nos han hecho, ante la necesidad de expresar de forma clara nuestra posición política en este momento, y entendiendo que habrá que dar continuidad al proceso de análisis y de afinación de nuestra práctica revolucionaria para hacerla efectiva en el cumplimiento de nuestras aspiraciones históricas, declaramos lo siguiente:
1.- Toda vez que nuestro programa, así como el análisis que hemos hecho constantemente, nos indican que para los comunistas, en México, la vía electoral no es opción por el grado de control que tiene el Estado en su conjunto sobre las expectativas y resultados que de ella deriven; el PC de M, no ha participado de ningún modo en la pasada contienda electoral, ni promoviendo el voto por algún candidato o partido, ni tampoco promoviendo el no voto. Respetamos a fuerzas revolucionarias que fuera de nuestro país llegan a utilizar el espacio electoral como una plataforma para la lucha ideológica, y las distinguimos de otras fuerzas oportunistas, sin embargo pensamos que las condiciones que han motivado legítimamente a esas fuerzas a utilizar el escenario electoral, no están presentes en el México de hoy.
2.- El triunfo electoral de MORENA y de su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, es el resultado de una combinación de factores económicos y políticos que previmos en otros documentos, por lo que nos queda profundizar en la explicación de cómo ha sido el movimiento dialéctico de las fuerzas económicas y políticas que así lo permitieron, y seguir trazando junto con la clase trabajadora, una estrategia para alcanzar nuestro programa histórico, entendiendo a su vez que en lo concreto, nuestra táctica debe ajustarse a las condiciones reales.
3.- Como comunistas no somos enemigos de la democracia en general, incluso, en ausencia de toda democracia, la democracia burguesa es comparativamente mejor que una dictadura o una monarquía, aspecto ampliamente explicado por Marx, Engels y Lenin. Lo que nos distingue es que aspiramos a formas superiores de democracia, en donde esta no se restrinja a elecciones periódicas y con tan bajo contenido programático e ideológico. Nosotros aspiramos a una democracia proletaria, que funcione para los trabajadores y se acople a sus formas históricas de organización y lucha.
4.- Desde hace algunos años el PCdeM ha estado promoviendo diversas formas de poder popular, como una táctica para que los trabajadores, campesinos y pueblos indígenas, perfeccionen su capacidad de regirse a sí mismos, poniendo así el ejemplo y materializando cuando menos en parte, al tipo de organización social a la que aspiramos. Pero por otra parte no somos difusores de recetas y tratamos de no caer en actitudes que Lenin caracterizara como izquierdistas, comprendiendo que la opción de crear poder popular no era materializable este 1 de Julio en muchas partes del país, por lo que decidimos alentar y respaldar esos procesos en donde efectivamente se están realizando, y preparando condiciones de poder popular y de lucha proletaria ahí donde también había condiciones propicias para ello.
5.- El triunfo de MORENA representa, entre otras cosas, el reflejo de una serie de ajustes que se están preparando a nivel de la clase en el poder y en el Estado mexicano, el cual internamente ha exhibido algunos signos de desgaste, y a lo externo se ha podido apreciar desfasado de algunas tendencias geopolíticas que se han venido alineando en los últimos años, dentro de lo cual destaca el signo de la presidencia de Estados Unidos y su distanciamiento de los aliados tradicionales del PRI y PAN por ejemplo. Por otra parte, quienes en 2006 temían un posible acercamiento entre AMLO y destacados presidentes de América Latina con tendencias antiimperialistas como Hugo Chávez o Rafael Correa, saben que hoy no sucederá y que un personaje como el presidente electo ha disminuido su nivel de riesgo y aumentado su potencial de solucionador de los puntos críticos del Estado mexicano.
6.- En ocasiones anteriores hemos expresado nuestra diferencia con las interpretaciones de corte teórico liberal-burgués, quienes asumen que las elecciones en sí mismas reflejan la voluntad popular. Desde nuestra perspectiva leninista, la voluntad popular sólo es una variable más en las elecciones, o bien, esa voluntad aparece transfigurada y conducida por la clase dominante, la burguesía, y por el Estado.
7.- Sin embargo, también reconocemos y no minimizamos el hecho de que, en parte, el triunfo de MORENA y AMLO, sí se debe al descontento popular que había hacia los gobernantes y partidos que de forma más visible han gobernado el país en las últimas décadas, y por tanto aclaramos que la opinión de parte del pueblo trabajador que por ahora encontró en su voto a favor de AMLO una válvula de escape para manifestar su descontento ante el deterioro de sus condiciones de vida, de trabajo y de sobrevivencia, nos merece un profundo respeto, y nos conmina a reflexionar cómo hacerle propuestas efectivas para que en un período próximo, no se conforme con esa forma de expresión, y se conviertan en sujetos activos de una política proletaria.
8.- El punto anterior de cualquier modo nos exige tener presente que el permitir que AMLO y MORENA ganaran la elección, ha sido una decisión de Estado, tanto como lo fue en el 2006 y 2012 impedirlo. Esto significa que en los altos círculos de poder burgués, burocrático y militar, llegaron a la conclusión de que era necesario permitir que esto ocurriera y maniobrar la conservación de sus intereses dentro de lo que será el nuevo gobierno; de preferencia dentro del mismo, o en su defecto como oposición que conserva en gran medida el poder del Estado. Haciendo referencia al punto anterior, esto no anula el factor de la voluntad popular, pues sin ella, el permitir el triunfo de AMLO hubiera sido innecesario.
9.- Pensamos que en general la propuesta de MORENA no está dirigida a los trabajadores ni al pueblo explotado, sino a la propia burguesía, con quien se han establecido pactos y acuerdos muy concretos, y en todo caso ha pasado por alianzas también muy concretas con algunos sectores de la clase trabajadora organizada quienes abiertamente participaron en la campaña. Sin embargo, es muy importante subrayar que se hicieron algunas promesas a los trabajadores y al pueblo explotado en general, por lo que estas no deben quedar en el aire, nos referimos por ejemplo a temas que tienen que ver con el respeto a la autonomía y democracia sindical, a los derechos de los pueblos originarios, a revertir la reforma energética, educativa y laboral, revertir el gasolinazo, etc. En esa materia no se ha ganado nada aún, simplemente se ha elegido al candidato que habló de esos temas, pero aún median muchos aspectos para que se lleven a cabo, y el choque de fuerzas antagónicas sigue su curso como siempre.
10.- En ese choque de fuerzas que mencionamos, sabemos que el poder de la burguesía estará presionando para que cada promesa popular que se haya hecho, o no se cumpla, o si acaso, sólo se haga en su mínima expresión. Seguramente habrá muchas fuerzas que también estarán presionando para que se abandone por completo cualquier matiz popular del gobierno morenista y se asuma simplemente la continuidad de la política económica que se ha venido impulsando los últimos treinta años. Por tal motivo entendemos que para el proletariado en el corto plazo, corresponde la tarea de presionar por el cumplimiento de las expectativas populares y también por su radicalización a favor de los trabajadores.
11.- Aunque como comunistas aspiramos a mucho más que la simple moderación de las formas de explotación capitalista, reconocemos claramente que éstas han sido demandas legítimas de los trabajadores y demás sectores populares, por lo que consideramos importante hacer presión en todos los frentes de lucha por hacer efectivas las demandas de la clase trabajadora.
12. Además de lo anterior dejamos claro que, como organización revolucionaria, seguiremos defendiendo demandas que no aspiran a estabilizar el capitalismo (como las de MORENA), sino aquellas que pugnan por un bienestar para las mayorías explotadas que no puede alcanzarse más que con la trasformación profunda de la organización económica y política del país. Nosotros seguiremos defendiendo y luchando por esas demandas. Nos desligamos de aquellos que hoy se pronuncian como la oposición de MORENA, defendiendo medidas en contra la clase trabajadora y tomando el papel de fiscalizador de las promesas de campaña de AMLO. Ese no es nuestro papel. Nuestro camino es la radicalización de las demandas de la mayorías explotadas, hacia la transformación revolucionaria de nuestro país.
13.- El PCdeM hace el llamado a toda la clase trabajadora a mantenerse organizada, con libertad e independencia de clase, a no relajar las fuerzas ni un momento y concentrarnos en hacer efectivas las demandas más urgentes de nuestra clase y a fortalecer todas nuestras formas y niveles de organización, para en lo sucesivo dejar de ser los expectantes de estos procesos políticos influyendo sólo indirectamente, para convertirse en los verdaderos rectores de nuestro rumbo histórico hacia el comunismo.

POR LA REVOLUCIÓN Y EL FUTURO COMUNISTA
PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES, UNIOS
PARTIDO COMUNISTA DE MÉXICO
PCdeM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s