LA PRIMERA DERROTA DEL IMPERIALISMO EN AMERICA LATINA

images (2)

Célula Julio Antonio Mella

Hace 57 años el 19 de abril de 1961 el imperialismo sufriría su primera derrota militar en un territorio latinoamericano. Hordas de mercenarios que fueron entrenados por las fuerzas militares norteamericanas intentaron asaltar a la naciente Cuba revolucionaria. La que recientemente acababa de elegir un rumbo distinto a lo que la lógica implacable de las oligarquías, los terratenientes y autoridades imperialistas habían destinado a la nación antillana desde décadas atrás. Para la lumpen burguesía cubana (hoy alojada en los suburbios de Miami y barrios reaccionarios) no era tolerable ver minados sus privilegios, y a toda costa intentó revertir el inicio de la majestuosa epopeya socialista.

Empero, no contaron con que una revolución cuando es verdadera se sostiene con el apoyo mayoritario del pueblo organizado. A diferencia de como lo imagina la postura vulgar de los analistas burgueses que piensan que es a partir del maniqueo de titiriteros sobre las masas como Cuba ha logrado sostenerse hasta ahora. Burdamente olvidan que un proceso revolucionario de tal envergadura se erige triunfante si existe la conexión masa-dirección política. Cosa que es tan anhelada y poco alcanzada por gobiernos de derecha que siempre actúan en contra de los intereses del pueblo.

Girón nos deja grandes lecciones que hoy en la actualidad podemos comprobar.

-El imperialismo y las clases dominantes no toleran los ejemplos de resistencia y emancipación de los pueblos sojuzgados

 -Una revolución es inquebrantable a desafíos políticos, militares, económicos o culturales por más bloqueos o sabotajes a que se le someta, sólo si ésta no es una caricatura de revolución

-El pueblo consciente y organizado es la principal columna de resistencia que pone diques a la embestida del imperialismo

Importante no olvidar que hoy colocando en la balanza de la historia aquellos dos proyectos históricos que se debatían en lucha abierta en Girón (Bahía de Cochinos) y que en una larga pero valerosa cita de La segunda declaración de la Habana nos recuerda que:

“Cuba habló por las masas explotadas de América; Estados Unidos por los intereses oligárquicos explotadores e imperialistas. Cuba por la soberanía; Estados Unidos por la intervención. Cuba por la nacionalización de las empresas extranjeras; Estados Unidos por nuevas inversiones de capital foráneo. Cuba por la cultura; Estados Unidos por la ignorancia. Cuba por la reforma agraria; Estados Unidos por el latifundio. Cuba por la industrialización de América; Estados Unidos por el subdesarrollo. Cuba por el trabajo creador; Estados Unidos por el sabotaje y el terror contrarrevolucionario que practican sus agentes, la destrucción de cañaverales y fábricas, los bombardeos de sus aviones piratas contra el trabajo de un pueblo pacífico. Cuba por los alfabetizadores asesinados; Estados Unidos por los asesinos. Cuba por el pan; Estados Unidos por el hambre. Cuba por la igualdad; Estados Unidos por el privilegio la discriminación. Cuba por la verdad; Estados Unidos por la mentira. Cuba por la liberación; Estados Unidos por la opresión. Cuba por el porvenir luminoso de la humanidad; Estados Unidos por el pasado sin esperanza. Cuba por los héroes que cayeron en Girón para salvar la patria del dominio extranjero; Estados Unidos por los mercenarios y traidores que sirven al extranjero contra su patria. Cuba por la paz entre los pueblos; Estados Unidos por la agresión y la guerra. Cuba por el socialismo; Estados Unidos por el capitalismo”

 ¡Y cuanta actualidad cobran estas frases anteriores! Sólo basta mirar el reciente bombardeo a Siria, el saqueo de los recursos a naciones pobres, la debacle cultural y cívica de la población norteamericana en profundo precipicio, la agudización de la desigualdad entre clases ricas y pobres, el intervencionismo imperialista en la región latinoamericana para desestabilizarla y la crisis aguda a la que nos encontramos sometidos desde finales de la década anterior que hoy no podemos librar.

Cuba recientemente eligió a su nueva dirección política. Con ella ha propiciado una nueva derrota al imperialismo y a las arduas aspiraciones de los que infructuosamente han querido verla doblegada con un régimen a fin al capitalismo salvaje. Fue la fuerza de las ideas la que ganó como Martí en el siglo XIX lo había vaticinado. Si el pueblo cubano se equivoca en su rumbo, serán ellos mismos y no los intrusos y apátridas los que decidieron su destino. Sin embargo que se escuche bien ¡sí señores, pésele a quien le pese, hoy por hoy, Cuba es y seguirá siendo socialista!

¡Patria o muerte! ¡Venceremos!

¡Proletarios de todo el mundo uníos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s