Triunfa huelga del STUACh

FB_IMG_1519909604389

Paola Martínez

En el mismo escenario en que se estalló la huelga el primer minuto del 13 de febrero, un auditorio abarrotado de trabajadores de base, 16 días después el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo (STUACh) votó por levantar la huelga, luego de aceptar la propuesta de las autoridades universitarias: 3.4% de aumento salarial, 1.7% de aumento en prestaciones, 3.4% en viáticos, bono de $11,700, 2.4% en homologación y 100% de salarios caídos pagados en nómina extraordinaria.
Para el STUACh que, con una votación de mil 286 a favor, 189 en contra, 86 abstenciones y 354 votos nulos, colgó banderas rojinegras en 11 Centros Regionales de la UACh en estados como Veracruz, Yucatán, Zacatecas, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Morelia y Jalisco, lo que estaba en juego era la homologación, pues era un acuerdo firmado con las autoridades desde el 2015, mismo que habían incumplido.
Como siempre ocurre, las autoridades le apostaban a ir administrando y desgastando el conflicto; sin ofrecer nada durante el emplazamiento a huelga, ofreciendo el bono de $11,700 unos minutos antes de que el sindicato decidiera estallar la huelga y haciendo caso omiso de la demanda de homologación. Sin embargo, la determinación del STUACh, que se movilizó y salió a las calles de manera masiva a dejar claro que no daría un paso atrás en su lucha, así como la solidaridad de otros sindicatos entorno a la huelga, como hacia mucho no se veía; lograron que las autoridades universitarias cedieran y que el STUACh avanzara en este objetivo, cuyo horizonte es la plena homologación de los trabajadores de Chapingo con respecto a los trabajadores de la UNAM.
Ante la exitosa huelga del STUACh, conviene plantear algunas reflexiones que pueden ser útiles para el sindicalismo independiente y democrático:
1. Frente a la fantasía que tiene la burguesía y la patronal, de que desaparezca la fuerza colectiva organizada de los trabajadores, y se presenten éstos de manera individual ante ellos a exigir derechos que, con la mano en la cintura, les serán negados. Y con una latente amenaza de reforma laboral “Peña Nieto- Meade”, que justamente una de sus muchas afectaciones sería al derecho de huelga; el STUACh nos recuerda que ésta no sólo es un derecho ganado históricamente, a sangre y fuego, por el movimiento obrero, sino que sigue siendo un arma efectiva para mejorar las condiciones laborales. Claro, siempre y cuando se haga una huelga real y no de pantalla.
2. En todo momento: al votar la huelga, en las asambleas, en las guardias y en las movilizaciones, el Comité Ejecutivo del STUACh contó con el apoyo y la participación masiva de los trabajadores de base, de ellos emanó la firmeza y combatividad de la huelga, “la base está echada para adelante” decía su Secretario del Exterior cuando se le preguntaba cómo iban las cosas. Es importante resaltar esto, pues actualmente, un problema fuerte para la mayoría de los sindicatos es la indiferencia y desinterés de sus agremiados.
3. Si bien el sindicalismo independiente y democrático se caracteriza por su incondicional solidaridad, también es cierto que, a veces, ésta se reduce a saludos y pronunciamientos que, en momentos de huelga, no son suficientes. Sin embargo, la solidaridad que recibió el STUACh logró avanzar hacia el fortalecimiento significativo de su fondo de resistencia; tanto las grandes como las pequeñas aportaciones económicas fueron importantes para mantener la huelga de 16 días y para realizar las movilizaciones, principalmente la protesta afuera de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) que implicó el traslado de cientos de trabajadores desde Chapingo a la Ciudad de México.
4. Además del apoyo económico, el STUACh también contó con la presencia de representantes sindicales, principalmente de la CNSUESIC (Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, de Educación Superior, investigación y Cultura), en diferentes actividades y a lo largo de toda la huelga; en congruencia con el Pacto de Unidad y Solidaridad que firmaron los sindicatos de la Coordinadora el año pasado. Aunque todavía se esté lejos de lograr un emplazamiento conjunto de todos los sindicatos agrupados en la CNSUESIC, la huelga del STUACh puso en marcha este pacto, de manera limitada aún, pero con buenos resultados.
5. En particular, para los sindicatos que pertenecen a la CNSUESIC, aún faltan algunas revisiones salariales y/o contractuales, como es el caso del Sindicato de Trabajadores del Colegio de Postgraduados (SINTCOP) y del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (SUTUACM); esperemos que la exitosa huelga del STUACh mantenga el buen ánimo para seguir brindando la solidaridad y el apoyo que se requiera, así como para seguir avanzando en recuperar la combatividad que necesita el sindicalismo independiente y democrático para defender sus intereses de clase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s