La Comuna de París. La bandera de la república del trabajo seguirá ondeando.

petroleuse_1871

Célula Comuna de París.

“Hermano, te engañan. Nuestros intereses son idénticos. Lo que yo pido es lo mismo que pides tú; la emancipación que yo reclamo es la tuya. Lo que París quiere, en resumidas cuentas, es la tierra para los campesinos y la herramienta para los obreros.” Madame André (extracto de un manifiesto a los campesinos)

Este año conmemoramos el 146 aniversario de la primera toma del poder por la clase trabajadora.  La Comuna de París fue el primer gobierno proletario cuya forma reveló la posibilidad de construir instancias de poder popular y fue la primera experiencia en su tipo, pero no la última.

La batalla de los comuneros se forjó al calor de una severa crisis económica y bajo el desarrollo de una guerra inter-imperialista: la guerra franco-prusiana.

La Comuna fue oficialmente constituida el 28 de marzo por 92 miembros y en un periodo muy corto de tiempo, formuló cambios radicales. Resaltamos tres:

  1. Lo primero es el espíritu internacionalista. Frente al chauvinismo y nacionalismos fundamentales para la acción imperialista, la clase trabajadora promulgaba como único enemigo a la burguesía. La bandera de la Comuna era un símbolo de la unión de todos los trabajadores del mundo.
  2. Un gobierno barato, propuso destruir el ejército permanente y la burocracia. Las instituciones en adelante descansarían en una alta democracia emanada de las elecciones y de la revocabilidad del mandato, cuyos funcionarios obtendrían un salario no mayor al de un obrero.
  3. La Comuna fue el instrumento que había de disolver las condiciones en que descansa la existencia de clases y por tanto, la dominación de clases; el trabajo productivo dejaría de ser el atributo exclusivo de una clase. Un ejemplo de este intento son: los decretos sobre la apropiación colectiva de las fábricas que fuesen abandonadas por su dueño, la apropiación de las herramientas de trabajo y la colectivización de las tierras. En resumen: abolir la propiedad privada.

La hazaña de setenta días concluye el 28 de mayo de 1871. Si la Comuna pudo ser vencida es debido  al corto tiempo que tuvo para su implementación y a la falta de  desarrollo teórico de su dirección. La experiencia de la Comuna de París, legó al movimiento revolucionario lecciones históricas que estamos obligados a analizar hoy, ante la siempre interrogante: ¿Qué hacemos para construir una sociedad radicalmente diferente, basada en los más altos valores de la humanidad?  La comuna es ejemplo de que un gobierno de los trabajadores y para ellos, no es una utopía, sino es la tendencia. En un contexto donde el capitalismo intenta regresarnos a las condiciones de servidumbre que imperaban en el siglo XIX no queda otra, más que caminar trabajadores y campesinos hacia una nueva y más alta forma de democracia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s