2 de octubre: no olvidar, organizarnos y seguir luchando

mt

El estudio de la historia es, sin duda alguna, una de las mejores herramientas con las que contamos para comprender la realidad y, a partir de un análisis científico, reflexivo y crítico, darnos a la tarea de cambiar la realidad existente: ese es siempre nuestro objetivo principal.

Es necesario recordar y mantener vigente la consigna “2 de Octubre no se olvida”; preservarla para las futuras generaciones ante el olvido y la indiferencia que el sistema impone de manera permanente. Olvidar es algo que no podemos permitirnos. Porque ha sido siempre una verdad evidente que “si olvidas, ellos ganan”. Olvidar es perecer ante el devenir de la rueda de la historia.

La masacre del 2 de octubre de 1968 en la plaza de la Tres Culturas de Tlatelolco es uno de los episodios más crudos e inverosímiles de la historia moderna de México. Pero como crimen de Estado, no es un hecho aislado, ni mucho menos podemos esperar que los crímenes de Estado tiendan a disminuir con el paso de los años. El actuar del Estado es, en la mayoría de los casos, siempre predecible, implacable, no escatima en mostrar su fuerza, sin importar que su enemigo sea numeroso o reducido, armado o indefenso.

La forma en que se maquinó la represión en Tlatelolco es digna de los más tiránicos y dictatoriales regímenes, como el Nazi o el Chileno bajo la dictadura de Pinochet, ya que diferentes corporaciones de seguridad actuaron de manera coordinada para llevar a cabo la masacre: Ejército mexicano, policía regular, Batallón Olimpia, servicios médicos. Todos ellos fueron cómplices de la persecución y aprehensión de heridos y lesionados. Asimismo, los  medios de comunicación al servicio del Estado burgués fueron responsables de ocultar la magnitud de la represión, difundiendo notas donde sólo informaban que el 2 de octubre de 1968 había sido “un día soleado”. También crearon confusión respecto a cuál de las corporaciones de seguridad había comenzado el tiroteo en la plaza. Incluso llegaron a justificar el actuar de Díaz Ordaz y Luis Echeverría, autores intelectuales de la matanza: “se hizo lo necesario para mantener el orden y la paz social”, señalaron los medios.

El hecho de que México fuera en esos momentos la sede de los Juegos Olímpicos, fue el pretexto perfecto para que los aparatos ideológicos del Estado trataran de minimizar, ante la opinión pública, la masacre de Tlatelolco. Por supuesto, también se encargaron de dar a entender cuál es poder del Estado, su forma de operar, y que está dispuesto a eliminar a sus enemigos. Todo ello causó que una idea se diseminara entre la población: terror de Estado.

Durante los años siguientes se dio otro acto de represión. El Jueves de Corpus o el “Halconazo” del 10 de Junio de 1971, en el que, igual que sucedió el 2 de octubre, un grupo de paramilitares (llamados “Halcones”) perpetraron otro acto de violencia en contra del movimiento estudiantil. Se pretendía que el sentimiento de miedo por protestar contra el gobierno, protestar por conseguir una realidad mejor, menguara el panorama de las luchas sociales. Pero lo que muchos no tomaron en cuenta fue que el miedo también despertaría un sentimiento de rabia y rebeldía. Había sed de justicia, lo que provocó que la juventud realizara acciones más radicales, como organizarse en movimientos y partidos que abogaban por derrocar el capitalismo, así como la incorporarse a distintas guerrillas y movimientos armados en todo el país, buscando también destruir el Estado burgués.

La histórica lección del 2 de Octubre es válida también para otros crímenes de Estado: Aguas Blancas, Acteal, Atenco, Tlatlaya, Ayotzinapa, Nochixtlán. Por desgracia, estos crímenes no van a dejar de reproducirse hasta que no acabemos con el Estado burgués. No podemos olvidar, ni podemos dejar de organizarnos. Luchar y seguir luchando, a pesar de ser golpeados y perder algunas batallas, hasta llegar a la victoria. No se trata de ninguna fórmula, sino de nuestra realidad. Asumámosla.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s