Estudiar el marxismo-leninismo es una tarea necesaria

portada  c

Leopoldo Mónico

Mientras nos encontremos en un régimen tan violento como el capitalismo, para los trabajadores será una necesidad política vigente organizarnos para discutir y buscar resolver nuestros problemas laborales y sociales. Si renunciamos a estas tareas de organización y formación política, estaremos condenándonos a ser agredidos constantemente por la dictadura violenta y opresiva del capital. Una lucha de clases como la que actualmente se está dando en nuestro país y el mundo, exige de los trabajadores el estudio de nuestros problemas mediante una teoría que aspire históricamente a superar la explotación y opresión, que con violencia ejercen sobre nosotros tanto el Estado como los pequeños y grandes dueños de los medios de producción.

Debemos apoyarnos en una teoría que de manera científica explique nuestra realidad y sea capaz de responder a preguntas que constantemente nos hacemos los trabajadores: ¿Qué hacer dentro de una sociedad donde las  decisiones económicas, políticas y de producción no toman en cuenta la voz del pueblo trabajador? ¿Qué hacer en un escenario donde al parecer ya no hay posibilidad de mejorar nuestras condiciones de vida? ¿Cuáles han de ser nuestras tareas inmediatas e históricas como trabajadores para transformar el régimen violento del capitalismo?  Una teoría revolucionaria que dirija a buen puerto nuestras constantes inconformidades con el actual modo de producción. Que nos explique a los trabajadores el movimiento de la sociedad y nuestra importante función en ella, debido al potencial que representamos como clase revolucionaria. Esta teoría es el marxismo-leninismo.

Los trabajadores necesitamos saber afrontar los embates del capitalismo, que en estos últimos años se han venido agudizando. Prueba de ello son las más de 200 reformas estructurales efectuadas a nivel internacional, y de las que nuestro país no ha sido la excepción. Hemos sido testigos de reformas como la energética y la educativa, que no vienen a ser otra cosa que la prueba real y palpable de que el capitalismo tiene como esencia una sed económica insaciable, y por ende, se da a la tarea de hacer dichas reformas privatizando servicios tan básicos como el agua, la  electricidad, la educación, la salud, etc.

Frente a tales  agresiones del capitalismo, la crítica a la economía política desarrollada por Marx, junto con las obras de Engels y Lenin, conforman una teoría vigente, que plantea la posibilidad  científica y no utópica de una nueva sociedad,  aspirando con ello a  superar las relaciones violentas e  injustas que  actualmente desencadena el capitalismo. El marxismo  como teoría revolucionaria, lejos de haber caducado, como lo señalan algunos viciosos teóricos (quienes curiosamente muchas veces terminan defendiendo discursiva y teóricamente al capitalismo), sigue siendo la teoría que explica de manera objetiva el comportamiento opresor y violento del capitalismo. La construcción del socialismo sigue siendo una alternativa seria que se plantea desde el marxismo, para todos los trabajadores y sectores oprimidos que aspiramos a dejar de ser explotados y violentados constantemente por el capitalismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s