Legalizan la represión con la “Ley Atenco”

RECHAZAN ORGANIZACIONES CIVILES “LEY ATENCO”

Xenia Hernàndez

La llamada “Ley Atenco” es una iniciativa aprobada el pasado 18 de marzo por el Congreso del Estado de México; fue votada por diputados del PRD, PRI, PVEM, PAN, Nueva Alianza y Encuentro Social. El supuesto objetivo de la Ley es “regular el uso de la fuerza pública por los elementos policiacos en el ejercicio de sus funciones”. Sin embargo, nosotros sabemos que lo que se intenta realmente es legalizar la represión en contra de los movimientos que se oponen al despojo o aquellos que protestan contra la corrupción y abusos de autoridad.

La Ley permite hacer uso de armas incapacitantes, es decir, toletes, inmovilizadores, aparatos que descargan electricidad y gases lacrimógenos, para dispersar reuniones consideradas ilegales. De acuerdo con el Artículo 9° de la Constitución, son consideradas reuniones ilegales: “aquellas que profieren injurias contra una autoridad, hacen uso de violencia o amenazas para intimidarla u obligarla a resolver en el sentido que se desee”.

Por lo tanto, cada vez que se celebre una asamblea, movilización o mitin que pretenda reclamar algo a una autoridad, la policía podrá disolverla por la fuerza si en ella, por ejemplo, se gritan consignas contra los funcionarios, o si amenazamos con tomar instalaciones o hacer un cierre de calles o carreteras para que se resuelvan nuestras demandas.

La Ley permite, en su Artículo 8°, que los elementos de seguridad pública utilicen armas de fuego: “Sólo se emplearán armas de fuego en defensa propia o de terceros, en caso de peligro inminente de muerte, lesiones graves o con el propósito de evitar la comisión de un delito particularmente grave que entrañe una seria amenaza para la vida o con el objeto de detener a una persona que represente ese peligro y oponga resistencia a su autoridad o por impedir su fuga que, en su huida, pongan en riesgo real, inminente y actual la vida de una persona y en el caso de resultar insuficientes, las medidas menos extremas para salvar una vida.”

El párrafo anterior se encuentra también en la Ley vigente del Distrito Federal, aprobada en el 2008 durante el gobierno de Marcelo Ebrard, y que es equivalente a la “Ley Atenco”. Esto muestra que en el régimen democrático burgués, los partidos que se dicen de “izquierda” gobiernan igual que los de derecha: ambos administran la violencia en favor de los intereses de los grandes empresarios, quienes son los máximos beneficiarios de la aplicación de medidas y leyes que mantienen a raya a movimientos y organizaciones que se oponen a su enriquecimiento.

En el capitalismo, el Estado hace uso de la violencia para que los empresarios puedan explotar al trabajador o campesino sin dificultades, y garantizar así  la acumulación de capital. La sola existencia de estas leyes expresa, incluso desde un punto de vista liberal, la falta de legitimidad de las decisiones tomadas por los gobernantes. Pero esto no les interesa a los políticos.

Nosotros, los comunistas, sabemos que el uso de la violencia es parte de la naturaleza del Estado. En el capitalismo, la policía se usa para reprimir cualquier intento del pueblo trabajador de poner freno a su explotación. De ahí que el llamado sea a denunciar cómo las instituciones benefician a la burguesía y cómo la única opción de ponerlas al servicio del pueblo es destruyendo el Estado que les da vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s