Accidente en la primera petroquímica privatizada de Pemex

14. Silvia d

Silvia Ramos

El 20 de abril del presente año, ocurrió un grave accidente en la planta petroquímica “Petroquímica Mexicana de Vinilo” (PMV), primera en su tipo en privatizarse. Anteriormente la planta pertenecía a PEMEX y ahora es una sociedad en la que la empresa petroquímica Mexichem es la socia mayoritaria con un 58% de acciones. PMV se encuentra ubicada en el interior del “Complejo Pajaritos” ocupando un 48% de la superficie del espacio propiedad de Pemex. La planta siniestrada, Clorados lll, es la principal planta de ese Complejo, que fue entregada a la empresa propiedad de Antonio del Valle a un precio y condiciones absolutamente desfavorables para PEMEX.

En Pajaritos había 1600 trabajadores del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y 300 técnicos y profesionistas denominados de confianza y al asumir PMV la dirección de la planta clorados III, lo primero que hizo para obtener mayores ganancias, fue jubilar y liquidar al personal altamente calificado y reducir su plantilla laboral a 733 trabajadores, sustituyendo los trabajadores de Pemex por compañías privadas que desgraciadamente no tenían la capacitación adecuada.

Habría que preguntar a la Secretaría del Trabajo (STPS) cuantas inspecciones laborales ha realizado en Pajaritos a partir de que se privatizó, si había el personal de seguridad necesario y capacitado para trabajar en una planta de tan alto riesgo, si a los trabajadores de nuevo ingreso se les impartió la capacitación en el manejo de las sustancias peligrosas que ahí se utilizan, así como cursos de seguridad que les enseñen que no se puede trabajar en un área en la que exista una fuga de cualquier sustancia y mucho menos soldar, si existe la mínima posibilidad de explosividad en el área.

Ahora, después de tan lamentable suceso, exigimos que Mexichem cubra los gastos de hospitalización e indemnizaciones de los fallecidos y heridos, pues es PEMEX quien está asumiendo el costo político y de búsqueda de trabajadores muertos, que está moralmente obligado a hacerlo, pero no es el principal responsable de la tragedia.

Después de este  accidente, no podemos permitir que otras instalaciones de Pemex continúen  pasando a la iniciativa privada y debemos exigir que las instalaciones de clorados lll regresen a ser propiedad de Petróleos Mexicanos.

Como lo hemos planteado en artículos anteriores, el país se encuentra en una situación similar a la de principios del siglo pasado, cuando las empresas privadas no respetaban los derechos laborales de los trabajadores, se les sometía a horarios extenuantes, no gozaban de las mínimas prestaciones sociales y no tenían estabilidad en el empleo, por lo que eran despedidos a la menor protesta, además de que no existía libertad sindical para formar sindicatos para su defensa. Por eso, hoy como hace más de 100 años, no tenemos otro camino que la organización para resistir la ofensiva del capitalismo en su gestión neoliberal, recuperar lo robado y construir un nuevo sistema social en el que como decía Rosa de Luxemburgo, seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres. ¡Si luchamos podemos perder, pero si no luchamos estamos perdidos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s