Amenazan las ZODES el patrimonio de miles de capitalinos

ZOD

Jessica Navarro

La nueva planificación urbana encubre viejos trucos. Con las modificaciones de usos de suelo y expropiación de predios, se regenera el espacio público para la apropiación privada. Este fenómeno, conocido por los especialistas como gentrificación, se expresa ahora como parte de la gestión del programa de Zonas de Desarrollo Económico Social (ZODES), que contempla cinco proyectos dentro del D.F: Ciudad de la Salud en Tlalpan, Ciudad del Futuro en Coyoacán, Corredor Cultural en Chapultepec, Ciudad Administrativa en la colonia Doctores, y la Ciudad Verde.
La gentrificación es un proceso que consiste en la valorización del suelo en las zonas centrales deterioradas y habitadas por poblaciones de bajos recursos, que una vez rehabilitados, se destinan al uso y residencia de clases medias y altas.
Esto ya ocurrió en el centro de la Ciudad de México con la ayuda de ciertas políticas públicas del Gobierno de la Ciudad, tanto por la remodelación de algunos espacios en el centro histórico, como por un proceso de consolidación de la seguridad pública para dar certidumbre a las inversiones. De esa manera, es el Estado, a través de obras públicas y subsidios al sector privado, quien genera las condiciones para que las inmobiliarias especulen con el valor del suelo. En esa dirección, se estima que desde 2008 el programa de rescate urbano impulsado por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) ocasionó que se revalorizara aceleradamente la zona, al aumentar el precio de los predios en un 500 por ciento en cinco años, lo que ha sido aprovechado por los empresarios para hacer jugosos negocios, concentrando en sus manos las propiedades (por ejemplo, Carlos Slim posee 79 predios en el centro).
Con proyectos de este tipo se suplanta el derecho de habitación y tránsito, por la libre competencia, ya que «elevar el valor patrimonial» del habitante en realidad se traduce en aumentos en las tarifas de predial, agua y luz, lo que obliga a muchos a migrar a las zonas periféricas y a vender sus propiedades a los grandes empresarios. Y esto implica un auténtico desalojo de las clases populares que habitan u ocupan el espacio ahora revalorizado por los grandes capitales: un impacto social poco democrático en las transformaciones urbanísticas, y que aumenta la violencia y otros problemas sociales ligados a la habitación urbana.
Como se ha presentado en las colonias afectadas por la Ciudad de la Salud, primer proyecto a desarrollar de las ZODES, ya sea por presión del gobierno y las inmobiliarias o por el aumento en los recibos de servicios, el capital espera que los pobres abandonen «voluntariamente» sus hogares. Sin embargo, aunque el desalojo puede ser agresivo y abrupto, o silencioso y paciente, nunca será voluntario.
De cualquier forma, los diversos modos de vida están altamente amenazados por el gran negocio inmobiliario y la diversidad de barrios busca sustituirse por manchas centralizadas, canalizadas al consumo y disfrute burgués, lo que anula la diversidad social y cultural que ha dado su carácter y significación a la Ciudad de México.
Ante todo esto, emerge un nuevo escenario donde coinciden acciones de resistencia y fortalecimiento de organizaciones colectivas que habían sido atropelladas con el desarrollo capitalista. Las experiencias cotidianas al paso, han fortalecido un cierto sentir de pertenencia, propiciando la organización entre vecinos, sectores y organizaciones solidarias. Y es que la ciudad es una producción de espacios en disputa que las juntas vecinales no están dispuestas a perder, por lo que recalcan que la casa y la vida no están en venta ni sujetos al capricho de los negocios capitalistas.
Las colonias no están en venta: a su reordenamiento burgués hay que oponer una organización popular que articule los esfuerzos para combatir la privatización del espacio público y construir una ciudad realmente nuestra, de los trabajadores asociados ejerciendo el poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s