LUCHAR POR NUESTROS DERECHOS, CONQUISTAR NUESTRO DESTINO

LOGOHoy, primero de mayo de 2015, una pesada losa cae sobre los trabajadores mexicanos:

La reforma laboral ha traído más horas de trabajo a la semana, acompañada de menos paga. No conforme con esto, la amenaza de modificar el artículo 123 constitucional para eliminar el derecho a huelga, a organizarse y a jubilarse se vislumbra como una carga más. Los dueños del dinero, los patrones, nos quieren despedir cuando quieran, buscan arrebatarnos hasta nuestro derecho a la salud. La pesada losa se resume en más trabajo, menos derechos.

Es claro que aminorar esta pesada carga nos corresponde a todos los que vivimos con el sudor de nuestra frente y que los resultados no dejarán de ser contrarios a nosotros los trabajadores si seguimos haciendo las mismas cosas que nos han venido acarreando.

Es indispensable recuperar la combatividad de nuestros sindicatos para defender derechos históricos conquistados (de organización, de huelga, seguridad social, descanso).

Precisamos dejar atrás a las direcciones charras y neocharras, que sólo simulan y que buscan los acuerdos más cobardes. Ellos están acostumbrados a esta losa de opresión, viven de ella. Es necesario que tomemos la dirección de nuestros sindicatos desde la base.

Nuestra mayor riqueza está en nuestra fuerza de trabajo, es la única mercancía que poseemos y debemos defender mejores condiciones laborales: salario digno, prestaciones, horarios, basificación, capacitación, equipamiento. ¡Recuperar las conquistas arrebatadas!

Llamamos a no permitir subcontrataciones y donde ya se han dado a lograr la sindicalización de esos compañeros trabajadores, luchando para conseguir los mismos derechos. Llamamos a crear organización sindical donde no haya, para enfrentar a los patrones con nuestra mayor fuerza: el número. No individualmente, e incorporando mecanismos democráticos que garanticen la participación de las bases.

Para los trabajadores de todo el mundo, el Primero de Mayo es una de las celebraciones más importantes. Recordamos el 1° de mayo de 1886, cuando en la ciudad de Chicago –Estados Unidos– diversos sectores de trabajadores se organizaron y lucharon (mediante reuniones, concentraciones, manifestaciones y huelgas) para imponer una jornada laboral de 8 horas. A pesar de la dura represión en su contra, ¡lograron la victoria! Esto representa una de las grandes conquistas históricas para los trabajadores del mundo. Escuchamos quien dice que hoy en día las condiciones para organizarse son difíciles, ¿acaso son más duras entonces?

Dado el carácter retrógrada y violento de la burguesía hoy día siguen siendo vigente las demandas de los obreros hace más de 100 años: 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso, 8 horas de ocio.

Esta jornada de lucha nos recuerda el camino a seguir, pues sólo unidos y luchando organizadamente, los trabajadores tendremos éxito al enfrentarnos a los enemigos de nuestra clase, aquellos que nos explotan y nos oprimen, y que utilizan su dominio político para imponernos condiciones miserables de vida, todo con tal de seguir acumulando las riquezas que en realidad son el producto de nuestro esfuerzo, y de las que apenas están dispuestos a tirarnos algunas migajas. La organización política de nuestra clase es urgente para contrarrestar ese dominio.

El Primero de Mayo nos recuerda que hace años los trabajadores se unieron, exigieron y conquistaron derechos; incluso llegaron a tomar el poder en algunas partes del mundo. Eso trajo mejoras incuestionables que ahora nos arrebatan día a día. El primero de mayo no es sólo un día de asueto, ni es un día de paseo con nuestros compañeros, es un día para demostrar la fuerza que tiene el trabajo (nosotros, los proletarios) contra el capital (ellos, los patrones), y demostrar que sin nosotros ¡no se mueve ni un tornillo!

Con esa fuerza, es que llamamos a recuperar el trabajo de base, a formarnos políticamente, a dar la lucha en la realidad, a retomar la combatividad que tenemos los trabajadores, a ser certeros en nuestros golpes, a levantar las demandas de nuestra clase; para que de esta manera echemos abajo las recientes reformas que nos afectan y ahogan, así como para frenar los golpes que actualmente se fraguan, como la reforma al artículo 123 constitucional.

Los comunistas no escondemos nuestras intenciones: son las de implantar un gobierno de y para los trabajadores, que construya una sociedad socialista-comunista; porque sólo así las conquistas alcanzadas no serán temporales sino permanentes. No hay mejor día para dejar claras nuestras intenciones que éste, el 1° de mayo, el día en el que celebramos a la clase trabajadora de todo el mundo, sus luchas y su proyecto de futuro.

¡Defendamos nuestros derechos luchando! ¡Recuperemos un sindicalismo combativo, clasista y de base!

Por la Revolución Proletaria y el futuro Comunista

¡Proletarios de todos los países, uníos!

PARTIDO COMUNISTA DE MÉXICO

http://www.partidocomunistademexico.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s