“Ser pueblo es la primera tarea”

LUCIO CABAÑAS 4

El pasado domingo conmemoramos, al lado de Izquierda Democrática Popular y el Movimiento Magisterial Mexiquense Contra la Reforma Educativa, el 40 aniversario de la caída en combate del comandante Lucio Cabañas. Ahora publicamos una nota sobre el mismo tema que aparecerá en  el número 11 de nuestro periódico 30-30, que ya está en prensa y estará en circulación en los próximos días. Al lado de esto, el número incluye una entrevista con David Cabañas Barrientos y un fragmento de las pláticas de Lucio con los campesinos de la sierra guerrerense, hasta ahora inéditas, que se encuentran en preparación para su publicación. ¡No se pierdan el 30-30 número 11¡

Jessica Navarro

Este 2 de diciembre se conmemoran 40 años de la muerte en combate de Lucio Cabañas. Su legado es especialmente importante ahora que la convulsión social ha radicalizado claramente la lucha de clases.

En este sentido, a pesar de las adversidades de los últimos años en las luchas obreras, campesinas y estudiantiles, lo que comenzó en Guerrero con Lucio ha quedado grabado como una forma revolucionaria de hacer política. De esta forma Lucio Cabañas es más que un retrato de la lucha; continúa siendo Comandante de la esperanza de los pueblos dignos y su pensamiento permanece como una dirección ética y política para quienes tienen poco que perder y mucho por ganar.

A partir de 1967, con asambleas en los barrios de la sierra guerrerense, Lucio Cabañas, maestro y luego guerrillero, encabeza una organización política clandestina que culminaría en la creación del Partido de los Pobres (PDLP).

Lucio hablaba a los campesinos en su lenguaje, no creía en malabares teóricos desapegados de la aspiración popular. Para él, la clave de una política revolucionaria residía en el fondo de los pueblos. Esto significaba que el carácter y la dirección de la lucha revolucionaria deben tener tierra y corazón, más que ser producto de abstracciones medianas.

Se levantó contra los ricos, anunciando en sus pasos de fusil el compromiso con los oprimidos, para luchar por una sociedad en la que desaparezca la explotación y la opresión. El pensamiento de Lucio no era una apología de la pobreza: considera que ésta es la expresión y consecuencia de la sociedad de clases, donde la burguesía mantiene condiciones de miseria para las mayorías y utiliza al aparato estatal para reprimir levantamientos que atentan contra sus intereses.

“Ser pueblo, hacer pueblo y estar con el pueblo”. Las tres partes de su concepción revolucionaria. El lema y la metodología. Siguiendo esta orientación, Lucio decía en las asambleas con los campesinos de la sierra:

Entonces meterse al pueblo, ser pueblo, es la primera tarea; luego de allí sacar la enseñanza al pueblo, sacar la línea, sacar la orientación; esa es la segunda tarea. Pero luego, con eso, se arma la agrupación, es el tercer paso y es la tercera tarea… eso es proletarizarse, empezar a proletarizarse, la primera parte después de toda esa acción: hacerse pueblo. No ser diferente al pueblo…

Hacer pueblo es consolidar un poder popular que lleve a la participación de la clase explotada en los procesos políticos y económicos. El hacer pueblo involucra estar con él, acompañar sus luchas en un movimiento articulado con la voz del pueblo.

Hacer pueblo es, entonces, el acto revolucionario de ir conformando una clase en sí y para sí, que emerja de la propia condición de ser pueblo. El maestro Lucio tenía claro que, en tanto el campesinado como clase explotada no contara con una organización e ideología que le fuera propia e independiente, no podría consolidarse como una clase revolucionaria. Por eso insistía:

La revolución de ahora la llevan a adelante los pobres, ahorita son pocos pobres en la república que están afrontando los problemas, pero conforme pasa un mes, conforme pasa un año, conforme pase el tiempo vamos a ser más grandes y más grandes; entonces los pobres somos la revolución, pero somos la revolución si es que tenemos la idea clara de que todo lo que tienen los ricos ha nacido de nuestras manos y que debe regresar aquí, a sus dueños, a los pobres.

Estos testimonios dan muestra del ejemplo revolucionario de Lucio Cabañas y sus compañeros. Ejemplo que hoy sigue vivo y camina al lado de los campesinos pobres y explotados de México.

 NOTA: Las citas provienen de una serie de audios con la palabra de Lucio Cabañas que, con motivo de este 40 aniversario luctuoso, Izquierda Democrática Popular pondrá a disposición del público en general, en versión digital y con su correspondiente transcripción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s