Ahora el GDF va contra los pobres en La Merced

mercado-la-merced_659x460

Jesús Rábago/Colaborador externo

Para el gobierno de “izquierda” del Distrito Federal, a cargo de Miguel Ángel Mancera, la pobreza es un verdadero problema. Por esta razón tanto el jefe de gobierno como el titular de la Secretaria de Desarrollo Económico (Sedeco), Salomón Chertorivski Woldenberg, buscan ocultarlos y violar sus derechos fundamentales a la dignidad y al trabajo, con la finalidad de beneficiarse individualmente, beneficiar a los grupos de poder político y económico, así como al Grupo Carso, de Carlos Slim, quien obtuvo el mayor beneficio en la remodelación del primer cuadro del Centro Histórico de la Ciudad de México. No obstante, el afán neoliberal y tecnócrata del Gobierno del Distrito Federal (GDF) de abrir espacios a inversionistas en la ciudad ha llegado al racismo de Estado y al clasismo contra los pobres y la clase trabajadora.

En esta ocasión, la zona del mercado de La Merced, el denominado Perímetro B, que comprende el propio mercado y las calles de Corregidora y Circunvalación, así como las avenidas Fray Servando Teresa de Mier, Congreso de la Unión y Eduardo Molina, se ha convertido en foco de inversión privada a capital nacional y extranjero, pero bajo una consigna: la asepsia social. Ambas caras del proyecto afectan a la clase trabajadora, pero sobre todo a los cientos de trabajadores no asalariados, que laboran como cargadores, así como a las trabajadoras sexuales. Por otra parte, se busca la limpieza también de un gran número de personas en condición de calle, como ha acontecido en el Perímetro A del Centro Histórico de la Ciudad de México.

El Proyecto Conceptual para el Plan Maestro de la Merced, además de la remodelación del mercado, incluye un centro comercial que competirá con los locatarios y trabajadores informales del lugar, así como la construcción de edificios de departamentos con altos costos económicos. Esta modificación se realizará en tres fases, las cuales en sus nombres mismos denotan el sentido de la purga que hará el GDF de los pobres de la zona. La primera fase corresponde a la “revitalización de los mercados de La Merced y rescate del espacio público (2014-2015)”. ¿De quién tendrían que rescatar este espacio público? ¿De los pobres? ¿De los trabajadores no asalariados? ¿De las trabajadoras sexuales?

La segunda fase corresponde con desarrollo y resiliencia de la zona (2015-2016). Hay que recordar que el término psicológico de resiliencia, se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas, y es aplicado sobre todo a personas que han vivido situaciones de guerra. Ante esta definición, es importante cuestionar, ¿cuál será la situación de dolor emocional o adversidad que enfrentarán los habitantes de mercado de La Merced y de las colonias y barrios aledaños?

La tercera fase corresponderá a una denominada “consolidación y potencial de desarrollo” (2015-2018), en la cual se efectuará una nueva distribución de los espacios y los espacios de venta y trabajo de quienes laboran en la zona.
Obviamente, se dará una limpieza de los denominados niños de la calle, así como de indigentes y mendigos que viven o interactúan en las calles de las colonias cercanas al mercado de La Merced, tal y cómo hicieron en el Centro Histórico y la Alameda Central, de donde fueron expulsadas personas en condición de calle, lejos de buscar su rehabilitación y ubicación.

De igual manera, el gobierno capitalino buscará quitar a los vendedores ambulantes de la zona, tal y como ocurrió en las plazas de Coyoacán y la Condesa, donde, bajo los mismos argumentos que en el mercado de La Merced, se produjo una limpieza de pobres en los lugares, en favor de los intereses de restauranteros y vendedores establecidos. El Plan Maestro de La Merced ha sido encargado a Jacobo Zabludovsky, quien preside el Consejo Consultivo para el rescate integral de La Merced, encomienda asignada por Miguel Ángel Mancera y Salomón Chertorivski.

En el caso de las trabajadoras sexuales, se seguirá con el proyecto que Marcelo Ebrard asignó a Héctor Serrano Cortés, entonces director de Programas Delegacionales, quien ofreció a cambio de consultas médicas y material de curación, reubicar a dichas trabajadoras cerca del Estado de México. Esto conforme al artículo 24, fracción VII, de la Ley de cultura cívica del Distrito Federal, la cual señala que son infracciones contra la tranquilidad de las personas, entre otras…
VII. Invitar a la prostitución o ejercerla, así como solicitar dicho servicio. En todo caso sólo
procederá la presentación del probable infractor cuando exista queja vecinal…

Según el GDF, los vecinos han interpuesto denuncias con base en el artículo anterior, argumento que servirá para violar los derechos fundamentales de estas trabajadoras, así como no reconocer ni favorecer el derecho laboral a formar un sindicato.

Como puede observarse, mientras que el Gobierno del Distrito Federal se autodenomina de izquierda y en favor de quien más lo necesita, las políticas dirigidas a la pobreza son designadas por tecnócratas camaleónicos, como es el caso de Chertorivski (egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México, docente de políticas públicas en la Universidad de Harvard, secretario de salud en el gobierno de Felipe Calderón y coordinador del gabinete social en Michoacán, con Lázaro Cárdenas Batel), que se preocupan más por purgar a la Ciudad de México de pobres y trabajadores no asalariados, que de favorecer los derechos de la clase trabajadora en su conjunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s