El aumento de la tarifa del Metro: una más del GDF contra los trabajadores

tarifa metro blog4

Xenia Hernández

El pasado 6 de diciembre el Gobierno del Distrito Federal anunció que el día de hoy, 13 de Diciembre, la tarifa del Sistema de Transporte Colectivo Metro aumenta de 3 a 5 pesos. Dicha  decisión fue avalada con la aplicación de 7,200  encuestas realizadas por tres casas encuestadoras: Parametría, Consulta Mitofsky y Covarrubias & Asociados.

Las empresas  aplicaron  un cuestionario de 17 preguntas  a los usuarios entro  los días 29 y 30 de noviembre, así como  2 de diciembre. De 5.3 millones de personas que en promedio utilizan diariamente el metro, tan  sólo se encuestó por día al 0.045 por ciento de los usuarios, es decir ni siquiera se encuestó a un 1 por ciento de los usuarios. Por si esta cifra no fuera poco representativa, según los datos de las encuestadores el 44.3 por ciento de las personas rechazaron el incremento,  es decir, tan sólo 1,329 de las personas que se trasladan a diario en el metro están o estuvieron de acuerdo en que se les cobre más.

El GDF pretende con estas  espectaculares cifras avalar una decisión que afecta el bolsillo de millones de mexicanos: así de injusto e impositivo es el aumento al costo del boleto. Por si las cifras no bastaran, agreguemos el hecho de que el diseño del cuestionario también fue tendencioso, ya que la mayoría de las preguntas estaban redactadas conforme a la propaganda que el gobierno repartió. Por ejemplo, la redacción de la pregunta que definió el aumento es la siguiente:

“Si el costo del Metro fuera de 5 pesos y con estos 2 pesos adicionales, el GDF se compromete a no aumentar más la tarifa en el sexenio y se compromete a tener más trenes en servicio y a darles más mantenimiento a fin de que se reduzcan las aglomeraciones, los tiempos de espera, los retrasos en el servicio y se pueda viajar con mayor seguridad, ¿usted está dispuesto a pagar 5 pesos? ¿Sí o No?”

Es claro cómo la redacción de la pregunta pretende influir  en  la opinión del encuestado para que responda a favor del incremento. Pero por qué el GDF, en lugar de preguntar a los usuarios cuántos trenes tiene que esperar para que se pueda subir al metro, no realizó mejor preguntas como: ¿cuánto asciende su ingreso mensual?, ¿cuánto dinero de su salario gasta diariamente en transporte? 

¿Por qué no preguntó el GDF si el ridículo monto de $188.98 pesos mensuales contemplados por el CONEVAL en el rubro del transporte público de la canasta básica no alimentaria le alcanzaran para costear su gasto mensual de traslados con la tarifa incrementada?

Además, el Gobierno del D.F no toma en cuenta que 2, 076, 588 personas que trabajan en el Distrito Federal ganan entre 1 y 3 salarios mínimos al mes, lo que significa que logran costear alimentos, transportes, vivienda,  servicios,  vestido y escuelas con menos de  $194 pesos al día.

Desde otro punto de vista, el salario de la mitad de la Población Ocupada en el D.F. sólo alcanza para satisfacer aproximadamente las necesidades de dos integrantes de una familia, de ahí que varias de las personas que sostienen un  hogar se vean obligadas a trabajar horas extras o dobles jornadas, incluso auto emplearse en el sector informal los días o las horas que deberían ser de descanso, todo para completar el salario.

Ya lo decían Marx y Engels en 1848: «El costo de la fuerza de trabajo, como el de toda mercancía, es igual al de su costo de producción». Nuestros salarios deberían ser, por lo menos, suficientes para reproducir nuestra fuerza de trabajo. Pero actualmente ni eso está garantizado. Con nuestros ingresos, lo trabajadores no alcanzamos a cubrir nuestras necesidades básicas. Y poco a poco, los empresarios y la camarilla de ladrones que administran el gobierno nos imponen una condición de vida muy parecida a la esclavitud, una «moderna esclavitud asalariada».

Todo esto se agravará con el incremento de la tarifa del Metro, que se ha realizado en un momento en que nuestros salarios sufren un profundo deterioro.

El costo de traslado de la vivienda  al centro de trabajo es un gasto que debería ser pagado por los capitalistas, y no por los trabajadores, ya que forma parte del proceso de producción. O el tiempo de traslado al centro de trabajo debería estar contemplado como parte de la jornada laboral. Esto sí sería una solución adecuada al problema del transporte.

Ante las agresiones como el aumento de la tarifa del Metro, los trabajadores debemos decir basta: hoy más que nunca la protesta social, la lucha organizada y la unidad de los trabajadores es fundamental para detener el deterioro de nuestras condiciones de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s