Difundamos la creatividad y el arte emanados de nuestra clase, como parte de la construcción de un nuevo mundo socialista-comunista

Imagen

Célula José Carlos Mariátegui

La cultura

La cultura se conforma como un producto histórico de la actividad humana y un reflejo de las relaciones de propiedad; describe la organización social y las aspiraciones de clase; expresa los conflictos existentes, así como los fenómenos vividos y sintetizados por la conciencia social, por el hombre en el proceso de su práctica socio-histórica. De esta manera, se construye de acuerdo con las formas de producción en cada etapa del desarrollo de la humanidad y con cada tipo de sociedad.

La cultura es un sistema aprendido de tradiciones y estilos de vida socialmente adquiridos, incluidos los modos pautados y repetitivos de pensar, sentir, actuar… abarca el aprendizaje por instrucción o imitación, así como los significados que dan sentido a la vida y a las acciones. Es en ella en la que se construyen algunos de los imaginarios tanto de sujeción como de liberación de los pueblos.

En pocas palabras, la cultura es un sistema y una práctica que aprendemos socialmente, y por ello actuamos, pensamos y hasta sentimos de cierta manera ante las circunstancias. Por tanto, la cultura se manifiesta en todo lo que hacemos y no se desliga de las actividades políticas ni económicas, como tampoco de las relaciones existentes entre los seres humanos o de éstos con la naturaleza.

La cultura dominante

En el sistema capitalista actual la cultura dominante difunde principalmente tres ideas:

Que existe una división entre la cultura y la actividad política. Con ello se despoja a la cultura de su relación con el sistema imperante y su dimensión histórica y, al mismo tiempo, se reduce la capacidad de lucha y organización en torno a ella y al arte.

Que la cultura y el arte son temas sólo relativos o pertenecientes a la clase burguesa o dominante.

Que es necesaria y válida la competitividad en el arte: la obra tiene como fin el lucro y la comercialización y no la creatividad o el valor artístico.

Con estas ideas se oculta el carácter de clase de la cultura, su papel dentro del modo de producción imperante y la forma en la que sirve a los intereses de las diferentes clases. Además, con estas formulaciones se evita que quienes somos trabajadores de la cultura nos reconozcamos como tales, cuando, seamos músicos, actores, bailarines o artistas plásticos, seguimos siendo trabajadores.

Las expresiones artísticas o culturales auspiciadas y permitidas por el Estado actual, por esta cultura dominante, sirven a los intereses de quienes se encuentran en el poder: fomentan, difunden y expresan los valores aceptados e impuestos desde las diversas instituciones, como el individualismo, la competencia y el conformismo ante la situación actual, en pocas palabras, procuran y manifiestan la desigualdad y la permanencia del capitalismo.

La cultura proletaria

Sin embargo, existen también subculturas y contraculturas que coexisten y/o resisten a la dominante. Se trata de culturas marginales que se organizan y manifiestan de manera independiente y que, incluso en algunos casos, no sólo buscan tener un lugar más reconocido dentro de esta cultura hegemónica, sino también construir algo nuevo, transformar a la sociedad en sus diferentes niveles.

Estas culturas dominadas pertenecen a las clases desposeídas, las expresan y las representan. Su trabajo cultural y artístico se impulsa a través de los propios medios de sus exponentes, no es propagada por los medios masivos de comunicación, ni apoyada por empresas, consorcios ni por el gobierno a través de sus distintas vías. A diferencia de las expresiones artísticas y culturales de la cultura dominante, la dominada, la proletaria, la nuestra, manifiesta nuestros intereses.

Como Partido Comunista de México buscamos impulsar un cambio radical en esta sociedad para hacer de éste un país más libre, más justo, donde no haya diferencias entre clases sociales. Sabemos que, de lograr nuestro cometido, la cultura y nuestras formas de expresión artística cambiarán, se abrirán nuevas formas de concebir al mundo y de interpretarlo, de expresarnos, y se enriquecerá nuestra producción artística y cultural.

Con el fin de apoyar este proceso de transformación y de difundir la creatividad y el arte emanados de nuestra clase, como parte del trabajo por la construcción de un nuevo mundo socialista-comunista, el pasado domingo 28 de julio realizamos el Primer Festival del Internacionalismo y la Cultura Proletaria, en el que presentamos una muestra de esta cultura, de estas expresiones artísticas surgidas del esfuerzo independiente de trabajadores de la cultura que pensamos diferente.

Anuncios

Un pensamiento en “Difundamos la creatividad y el arte emanados de nuestra clase, como parte de la construcción de un nuevo mundo socialista-comunista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s