Sobre el Estado y la inevitable violencia que lo destruya

Célula José María Morelos y Pavón

(Ponencia en la Conferencia de organización sobre la caracterización del Estado en México)

Nuestra palabra es consecuencia de las condiciones materiales y de las experiencias concretas de nuestro espacio de acción, es pues una interpretación de la realidad económica nacional y sus contradicciones enmarcadas en Michoacán. Nuestro marco de acción se constituye por las distintas movilizaciones  estudiantiles, por la organización en defensa de los territorios y recursos naturales de las comunidades indígenas, y de una naciente conciencia de clase en los distintos actores que conforman los espacios urbanos. Las condiciones económicas son la base sobre la cual se levantan las distintas protestas, la miseria, los altos costos de la vida, el desarrollo primero de una conciencia de vivir injusticias y, posteriormente, la proletarización de la conciencia confluye en la identificación de un enemigo e interés común. El interés común es una mejor vida y el enemigo común, que pareciera tener muchos rostros como el de los talamontes, el narcotráfico, la burocracia corrupta y los parásitos en todas las instituciones de gobierno, lentamente se muestra ante los ojos del pueblo como unidad en el Estado. La conciencia y la realidad que surgen y se manifiestan en su desnudez no son más que el producto de esa tensión cada vez más aguda entre los oprimidos y el opresor.

Por ello mismo el Estado es, lo han mostrado Marx, Engels y Lenin, una producción burguesa que defiende las condiciones de explotación del modelo capitalista de producción, por ello mismo el Estado moderno, Estado burgués, es esencialmente un Estado de los capitalistas que se alimenta del trabajo vivo de los desposeídos. Su desarrollo revela un rastro de sangre cada vez más grande; desplazados comuneros de su tierra, muertos en los montes, asesinatos de campesinos, represión de estudiantes, destrucción de los bosques, abaratamiento de los derechos laborales, desempleo, salarios indignos y militarización de los pueblos. El capitalismo como base de la civilización burguesa tiene por base la explotación de una clase sobre otra. Su vida y perdurabilidad implica nuestra muerte, nuestra vida y perdurabilidad necesariamente ha de ser su destrucción, extinción y muerte. Nuestra teoría proletaria es en consecuencia una teoría sobre nuestro alzamiento proletario que destruirá violentamente al capital. Porque el capital ha hecho de la dignidad personal un simple valor de cambio; contratos de trabajo indignos, que violan la Ley Federal del trabajo, como en nuestro caso la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán, donde los que aceptan se subordinan traicionando su propia dignidad y vendiendo con ello todo proyecto de un modelo económico de igualdad y justicia.

La destrucción del Estado dependerá siempre y en todas partes del análisis de las circunstancias existentes. Implica la destrucción de los mecanismos de alienación, de sus bases teóricas y de su ejercicio en la realidad concreta. Es mediante la teoría y práctica como la conciencia de clase se convierte en acción conjunta que golpea cada vez más fuerte al Estado. Por tal motivo, señala Lenin en Acerca del Estado, todo aquel que se diga “Comunista”, que toma partido por la clase obrera ha de luchar por el derrocamiento completo del capitalismo imponiendo así la dictadura del proletario. El triunfo proletario no es posible sin la unión cada vez más extensa de los obreros, lo que se traduce en la unión de las distintas luchas sociales, que en todas partes revisten el mismo carácter y su confluencia es necesaria para que se centralicen las distintas protestas en una lucha nacional, que a su vez se articulen en un  internacionalismo proletario que posibilite abolir la propiedad burguesa, con ello la división social y la lucha de clases. Un ejemplo es la liberación de los compañeros normalistas de Tiripetio, los cuales fueron desalojados violentamente de sus instalaciones, siendo reprimidos y encarcelados por el gobierno priista; pero ello no hubiese sido posible sin la solidaridad y compromiso de las distintas organizaciones estudiantiles, magisteriales, sindicales y organizaciones comunitarias de los pueblos de “indígenas”. La confluencia de todas y todos por la liberación de los normalistas generó así mismo confluencia en la identificación del problema, a saber, el Estado.

La revisión teórica del Estado debe por ello destruir la teoría burguesa del Estado, que señala hipócritamente que es el producto de la voluntad colectiva y que tienen por fin último la materialización del “Bien Público”. Un bien fundamentado en la propiedad privada y la acumulación de riqueza a costa del trabajo vivo de quien es seducido por adquirir una propiedad propia. El análisis del Estado no ha de ser sino implica una fuerza que movilice acciones revolucionarias contra la propiedad privada, que no es más que un bien burgués. La crítica es acción, que en momentos del desarrollo de la conciencia se constituye en violencia, sea estudiantil, campesina y proletaria, dirigida a destruir lo privado para establecer un sistema socialista como fase inferior del comunismo. La mayor crítica teórica es justamente su ejercicio práctico en las calles, campos, ciudades y fábricas. La destrucción genera nuevas construcciones teóricas y prácticas, reorganización, donde las ideas resultados de una conciencia de clase son fundamentales. El proceso de su destrucción genera así mismo elementos ideológicos que la conciencia requiere para desarrollarse, y que solo son posibles si el pueblo los ve en el ejemplo activo de los luchadores sociales. Como bien lo sabemos, las ideas dominantes en cualquier época son las ideas de la dictadura de una clase. Por ello mismo las ideas dominadas de las distintas fracciones de los oprimidos y desposeídos deben confluir en acciones centralizadas proyectadas hacia un objetivo: la destrucción del Estado.

Los comunistas toman partido solamente luchando por el proletario con el objetivo de materializar los intereses comunes a todo proletario, independientemente de la nacionalidad, puesto que el capital es un enemigo global. El análisis del Estado local implica un análisis y una lucha global contra las formas en que se estructuran y articulan los Estados a nivel internacional. Ya que, como Marx expone lucidamente en el Manifiesto del partido comunista, el Estado es síntesis de la producción económica y la estructura social que de ella se deriva en cada época histórica, y constituye la base sobre la cual descansa la historia política e intelectual de una época. La historia de todas las sociedades, considerada como civilización, es la historia de las luchas de clases, así como de sus luchas ideológicas en las instituciones educativas, donde una se superpone violentamente a otra delineando así el pensamiento y las conductas de una época. Engels ya nos explica, en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, que el Estado no es de ningún modo un poder impuesto desde afuera a la sociedad; “tampoco es la realidad de la idea moral”, ni “la imagen y la realidad de la razón”. Es una autoimposición imaginaria que doblega la voluntad, la aliena y mercantiliza la dignidad humana. Es un producto económico y cultural en beneficio de una clase en una sociedad cuando llega a un grado de desarrollo determinado; es la confesión de que esa sociedad se ha enredado en una irremediable contradicción consigo misma y esta dividida por antagonismos irreconciliables, que es impotente para conjurar sino es mediante una fuerza pública en contra de quienes oprime.

El problema del Estado es un problema de intereses de clase, porque afecta el interés de los dominantes. Por ello no hay una Teoría del Estado sin más hay una Teoría burguesa del Estado y como simpatizantes del comunismo nuestra labor es la de generar una Teoría proletaria del Estado. Esta Teoría del Estado es la destrucción teórica mediante acciones concretas de destrucción del Estado. Puesto que toda teoría del Estado sirve para justificar los privilegios sociales de una clase, justifica la existencia de la explotación o la destrucción de quienes explotan, la existencia del capitalismo o su destrucción y extinción. Todo sentido, que se configure a partir del análisis teórico del Estado, sintetiza la lucha ideológica como resultado de la lucha violenta entre proletarios y burgueses por los medios de producción; más toda síntesis es por su origen una síntesis de la clase que escribe. En consecuencia, todo significado que se desprenda del análisis del Estado tiene un interés de dominar o liberar. Nosotros asalariados, fuerza de trabajo desempleado, no somos mendigos del mañana, nos corresponde crearlo, pero su creación no tienen cabida desde los sentidos y significados de la clase burguesa representada en toda institución estatal y en lo que respalda el Estado: religión, educación, derecho, cultura, arte, economía, política, filosofía.

La teoría del Estado, como todos sus elementos de gobierno y administración,  justifica el privilegio de una clase sobre otra, de una necesaria división de la sociedad en opresores y oprimidos. No importa si es la teoría más democrática del Estado, puesto que toda democracia no es más que la dictadura de una mayoría sobre una minoría, es por tanto la justificación de esa mayoría sometiendo a la minoría. Es la teorización de un hecho real materializado en un aparato de violencia contra una clase: el Estado. Surgen así categorías especiales de hombres que se destacan para gobernar a los otros y que, con interés y fines de gobierno, poseen sistemática y permanentemente cierto aparato de coerción contra el proletario. Así la dictadura burguesa, retomando a Lenin, se sostiene de destacamentos armados de tropas separadas de la clase proletaria y del pueblo, así como de cárceles y demás medios para someter la voluntad a la violencia burguesa; en cambio la dictadura proletaria se sustenta del pueblo armado sometiendo a la burguesía. Aquí se muestra la gran importancia de la autodefensa que comienza a ser retomada por las comunidades “indígenas”, la experiencia concreta la tenemos en Cherán, Michoacán; en Guerrero; en Chiapas. Pues uno de los elementos que posibilitan la transición hacia el comunismo es la toma por parte del pueblo de las funciones de fuerza pública. Sabemos claramente que una localidad no basta, pero es una señal de que las condiciones económicas están generando las posibilidades de armar al pueblo.

Hasta hoy el Estado ha sido un Estado con un derecho burgués, donde los dueños del capital, los dueños de la tierra, los dueños del agua, los dueños de las fábricas, los dueños de los alimentos, constituyen en todos los países capitalistas una minoría insignificante de la población, pero que dispone de todo el trabajo y legitimidad para explotar el trabajo realizado por el pueblo y tienen a sus órdenes, oprimiéndola a toda la masa de los trabajadores, quienes obtienen sus medios de subsistencia únicamente de la venta de su vida, de la fuerza de sus brazos, de su fuerza de trabajo. Los que dominan, para mantener su dominio, se apoderan de cierta máquina de coerción, no solamente militar, sino también de una maquinaria de narcocontrainsurgencia. El desarrollo racional del espíritu industrial ha permitido el perfeccionamiento de la destrucción a través de ciertas armas modificadas gracias al progreso tecnológico sobre el cual se inyecta la economía, es decir, el trabajo vivo esclavizado en la industria capitalista. El trabajador construye así al mismo tiempo las armas de su dominación y de su liberación; puesto que el Estado requiere cada vez más de fuerzas públicas que contengan las manifestaciones sociales, pero no pueden ser mayor a las fuerzas proletarias porque se autodestruiría económicamente el mismo Estado. El Estado es, por tanto, una máquina de dominio de una clase sobre otra; su teorización genera a su vez el dominio ideológico resultado del dominio de tal máquina aplicada a las relaciones materiales de las clases desposeídas, sustentado en una burocracia burguesa, un derecho burgués, una educación burguesa dirigida a oprimir y alienar la conciencia proletaria. Finalmente se sintetizará como contradicción civilizatoria a la cual se le impondrá una forma de gobierno que la controle, y que a su vez teorice su propia justificación en las relaciones de poder.

Por ello cuando se lucha contra estas manifestaciones de control, cuando se lucha contra el derecho, contra las leyes, contra la religión, contra la educación, pero se ignora que se lucha contra el Estado opresor y explotador no se logrará la transformación social; para ello se debe luchar contra el Estado y en consecuencia contra todo la maquinaria de coerción, contra sus ejércitos y leyes. Por ello mismo toda lucha proletaria con el objetivo de implementar la dictadura proletaria ha de ser, lo señala Lenin, una lucha violenta que implica que el pueblo se subleve y arrebate la autoridad y las armas al ejército. Y dado que las leyes burguesas no buscan proteger a quien ponga en riesgo el sistema habrá que crearse leyes proletarias, un derecho proletario articulado a la autodefensa del pueblo.

“Hermanas y hermanos Comunistas no tenemos nada que perder, ni la vida alienada que nos han incrustado en los ojos, el cuerpo y la mente, esa vida sin vida es muerte indigna, avancemos pues ondeando nuestras banderas, vamos por un mundo mejor, el fracaso no está en nuestro horizonte; en el camino de la lucha social quizá topemos cara a cara con la muerte, la venceremos, no venimos solos, somos  una legión, será el momento de libertad y de una vida que valió la pena vivirse dignamente; pero más allá de nosotros está la vida sin clases, ni amos ni esclavos, ni cárceles, ni Estado, he allí la más grande causa que nos mueve y nos hace ser comunistas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s