Hoy es muy importante voltear a ver al Che

Xenia Hernández

Comandante, político, padre, escritor, médico, maestro y amigo: ése fue Ernesto Che Guevara. A pesar de sufrir asma, fue un combatiente que llegó a dirigir un ejército y a alentar al pueblo cubano para que enfrentara a su opresor. También fue médico durante los primeros días de combates en la Sierra Maestra y colaboró como dentista y como maestro con su vida y enseñanzas. Fue el tipo de maestro que predicó con el ejemplo de humildad, amor, firmeza y rectitud. Por eso, a más de 45 años de haber sido asesinado, en el Partido Comunista de México queremos recordarlo compartiendo algunas palabras sobre él con nuestros militantes.

El Che, con su actuar cotidiano, nos legó algunos de los principios fundamentales que orientan nuestro trabajo como Partido y las relaciones al interior del mismo. Los valores presentes en él son semillas que cualquier comunista debe esforzarse por cultivar con el propósito de cumplir mejor el camino que conscientemente ha elegido.

Nosotros los comunistas, o aquellos que aspiramos a serlo algún día, encontramos en la figura y en los textos del Che una inspiración diaria para no ceder ante el individualismo, para no perecer frente a las adversidades, para aprender a reconocer nuestros errores y hacer cada día mejor nuestras tareas cotidianas.

Nos sentimos orgullosos de ser los herederos de las enseñanzas nuestro pueblo obrero y campesino y de pertenecer a la clase de hombres que, como el Che, a diario tratan de expresar su amor a la humanidad participando en la construcción del gran colectivo partidario y realizando los actos cotidianos que parecieran los más simples y que, sin embargo, dan muestra de nuestra conciencia y amor al pueblo.

Hoy es muy importante voltear a ver al Che, ya que nos encontramos en un momento histórico en que la lucha de clases entre el capital y el trabajo se expresa en el combate por la reducción del costo de la fuerza de trabajo y de los derechos de los trabajadores.

Como lo hizo el Che con el pueblo cubano, nosotros necesitamos, hoy más que nunca, convencer al pueblo mexicano (hombres y mujeres por igual) de salir a defender sus derechos en todos los frentes, ya sea de masas, estudiantiles o sindicales. Para avanzar en las tareas del Partido, necesitamos también continuar con un trato fraterno entre camaradas y fortalecer la disciplina interna que nos permita participar conscientemente para dar lo mejor de nosotros en la lucha.

Ante estas necesidades, podemos encontrar en el Che un ejemplo de moral que seguir, tal como la definió: “La moral en un sentido heroico es esa fuerza combativa, esa fe en el triunfo final y en la justicia de la causa que lleva a… efectuar los más extraordinarios hechos de valor.”[1]

Conmemoremos al Che tal y como le hubiera gustado: sigamos avanzando en las tareas partidarias, aportemos lo mejor de nosotros en esta lucha y reafirmemos nuestro compromiso con el pueblo trabajador.

[1] Guevara E. Moral y disciplina de los combatientes revolucionarios. Ernesto Che Guevara Escritos y Discursos. Editorial de Ciencias Sociales, Cuba, La Habana 1977.  p.235

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s