Se concreta la imposición en Michoacán

Tomó posesión Fausto Vallejo
Se cierra un capítulo de la tragicomedia michoacana

Este 15 de febrero, a las 10 de la mañana, después de que apenas hace dos días el Tribunal Electoral Federal validara la abiertamente corrupta elección, finalmente tomo posesión como gobernador de Michoacán, el priísta Fausto Vallejo, esto tras una serie de acontecimientos que vale la pena analizar.

1.- El gobernador Godoy y la herencia del Cardenismo

Como es sabido, Michoacán es la cuna del cardenismo, la tradición de la lucha agraria, sobre todo, permitió ser este el sitio en donde se desarrollara cierto estilo de gobierno que se convirtió en un hito en la historia contemporánea de México, cuyo emblema era el gobierno del Gral. Lázaro Cárdenas del Río. Aquí es importante destacar algo, el pueblo michoacano tiene una larga tradición de lucha y rebeldía, misma que se ha expresado en todos los terrenos; en la lucha obrera, agraria, estudiantil, en la lucha de las comunidades indígenas, del magisterio, etc. Esa condición permitió que aquí cobrara relevancia un personaje como Lázaro Cárdenas, el único, en su momento, capaz de gobernar con un pueblo así, pero no es el cardenismo el que explica la combatividad del pueblo michoacano, sino ésta la que explica la aparición y relevancia de aquel.

En 1988, Michoacán fue punta de lanza del Frente Democrático Nacional que postulara al ing. Cuauhtémoc Cárdenas a la presidencia de la República, la combatividad del pueblo superó por mucho la vocación pacifista y conciliadora del ingeniero, sin embargo, el pueblo fue contenido en su ánimo insurreccional, el cual estallaba al momento del fraude electoral de aquel año. Cuauhtémoc fue premiado por el senado de la República con la medalla Belisario Domínguez, y el pueblo michoacano, condenado a seguir siendo explotado por sus opresores de siempre, otrora coludidos con los herederos del cardenismo.

Los dos gobiernos perredistas recientes, reclamaron la herencia cardenista, tanto el del nieto del Gral, Lázaro Cárdenas Batel, como quien fuera un burócrata partícipe de los gobiernos locales de Cuauhtémoc Cárdenas y Lopez Obrador, Leonel Godoy Rangel. Nuevamente, parecían ellos los únicos capaces de gobernar a un pueblo rebelde. Sin embargo en el poder, tanto Cárdenas Batel como Godoy, escogieron claramente su lugar en la lucha de clases, siendo este al lado de caciques, empresarios y burócratas poderosos. Ciertamente lograron en alguna medida contener la rebeldía social, estableciendo algunas negociaciones y canales de gestión con algunos sectores en lucha, sin embargo, lejos de ofrecer al pueblo una salida a sus problemas, solo consiguieron apagar en cierta medida su combatividad y entusiasmo, borrando a muchas organizaciones sociales y gremiales de un escenario de confrontación clasista.

Queriéndolo o no, los gobiernos perredistas se aislaron del pueblo, alimentaron a los sectores que hoy los quitaron del gobierno, y desalentaron a aquellos sin cuya intervención, ni siquiera hubieran llegado al mismo. En medio del auge de la economía ilegal, del aumento de la violencia social, de la crisis económica y de un movimiento social estancado, el PRD en Michoacán, fue incapaz de satisfacer las expectativas de poderosos y explotados por igual.

2.- La campaña a gobernador.

Esta estuvo marcada desde un inicio por el protagonismo de la burguesía, cuando un grupo compuesto por los empresarios más influyentes en la región, plantearon la propuesta de anular las elecciones, lanzando a un candidato de unidad, el cual habría de ser propuesto por los empresarios y aceptado por todos los partidos políticos contendientes. Las contradicciones inherentes a dichos partidos, hicieron inviable la propuesta, lanzándose tres candidatos; uno por el PRI y partido Verde, Fausto Vallejo, otra por el PAN y PANAL, Luisa María Calderón (hermana del presidente), y otro por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano (antes Convergencia), Silvano Aureoles.

Como habíamos señalado en anteriores ocasiones, todas las coaliciones recurrieron a cualquier cantidad de métodos, legales e ilegales para ganar, el fraude electoral era un hecho toda vez que el defraudado sería invariablemente el pueblo, y el resultado de la elección siempre estuvo en manos de las cúpulas del poder económico y burocrático.

El protagonismo del combativo pueblo michoacano fue el gran ausente, la participación electoral, como suele ser en México, fue escasa, apenas rondando el 50%. Por contraste, la comunidad indígena de Cherán, decidió rechazar de antemano el proceso, reclamando su derecho a autogobernarse, dando una muestra de sensatez y avanzada política.
Apenas se conocieron los resultados de la elección y comenzaron a salir, cual si se tratara de una coladera saturada, una serie de irregularidades y corruptelas. La elección se impugnó en varios municipios, destacando el caso de Morelia, y la misma elección a gobernador. Esta vez sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en anteriores episodios de la historia reciente de Michoacán, la impugnación no fue popular, ésta se dio desde las élites mismas del poder, abanderada en gran medida por la presidencia de la República y del mismo PAN. Como era de esperarse, el asunto se resolvió en las élites.

La elección en el municipio de Morelia se anuló, se ha convocado a una nueva, y por ahora se designó como presidente municipal interino a Manuel Nocetti Tiznado, empresario local. La elección a gobernador finalmente fue validada, siendo ahora el gobernador, el tristemente célebre Fausto Vallejo Figueroa. Con esto se cierra un capítulo cuyos aprendizajes es importante extraer.

3.- Algunas lecciones a retomar

• Mientras las posiciones oportunistas insisten en negar la trascendencia de la lucha de clases, la burguesía sigue organizada como clase, tomando la dirección de la economía y la política simultáneamente, develando su papel en la historia.

• La burocracia política, sea del partido que sea, actúa en bloque en las cuestiones fundamentales, alineándose todos a los designios de la burguesía.

• Ha quedado muy claro que la esperanza en que las condiciones del pueblo mejoraran sólo por el cambio de partido en el poder, era solo una ilusión, y ahora el pueblo paga el rezago en el que ha caído el movimiento popular.

• Para influir en las transformaciones políticas, desde una posición clasista, es necesario organizarse con independencia de clase, de otro modo ni logramos hacer nuestra propia política ni tampoco logramos influir en la política burguesa.

• Las tareas pendientes son muchas, y si queremos revivir la rebeldía popular y llevarla por un camino que conduzca a la victoria al pueblo trabajador, a los explotados de nuestra tierra, tendremos que fortalecer nuestras organizaciones, desarrollar el trabajo político ente obreros, campesinos, pueblos indígenas, estudiantes, maestros, etc. Dando confianza en que sí hay un futuro para el pueblo trabajador, pero que habrá de ser él mismo, el constructor de su destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s