La cochinilla y el metate

Este es un espacio que recuerda a ese maravilloso insecto, que chiquito como es,  se reproduce sin parar y  tiñe todo de rojo cuando se encuentra con la fuerza trituradora del metate. Es decir, es un espacio para analizar y comentar desde un punto de vista clasista diversos espacios de la vida pública,  dándoles el toque rojo que caracteriza a la crítica comunista. En la cochinilla y el metate  usted encontrara lecturas teóricas, novelas, poemas, caricaturas, películas y todo lo que ayude a comprender desde el marxismo-leninismo la tan aburguesada concepción de la noticia y la opinión pública que priva en los medios de comunicación burgueses. Nos estrenamos hoy con un guiño a tres textos actualísimos para ayudar a comprender el sistema electorero mexicano, el oportunismo y la necesidad del partido de la clase trabajadora: El Estado y la Revolución de Lenin y dos artículos de camaradas griegos sobre el oportunismo en América Latina y Europa.

Vale, salud y si quieren más información sobre dónde y cómo conseguir lo sugerido en este espacio, dejen su comentario.

Irlanda  Amaro Valdés


El sistema electoral mexicano

Todos los días escuchamos noticias sobre la contienda electoral por la presidencia de México que ha comenzado desde inicios de 2012. Sin embargo, para la mayoría del pueblo trabajador muy poco de novedoso tiene el sistema electoral mexicano. Durante las últimas décadas de la historia contemporánea del país el sistema electoral ha permitido una fachada democrática al Estado; fachada que esconde su vínculo, servicio y protección permanente a la clase burguesa y sus intereses. Es decir, el Estado mexicano es, en los hechos, una dictadura de clase que dispone de todo un régimen político para legitimarse y para servir, bajo la apariencia de gobernar para la mayoría, a los monopolios y las empresas privadas que se enriquecen a partir de la explotación de los trabajadores y los campesinos pobres de México.

El Estado cuenta, además de, con sus necesarios cuerpos represivos como el  Ejercito, la Policía Federal Preventiva y el paramilitarismo –que no duda en utilizar-, con diversos partidos políticos que participan en las farsas electorales del sistema político burgués. De esta legalidad burguesa participan todos los partidos que en México que se mueven dentro del marco de este sistema electoral. El Partido Acción Nacional (PAN), el  Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del trabajo (PT), Partido Verde ecologista (PVE) son todos, instrumentos electorales que favorecen el régimen burgués y que no atentan en absoluto en contra de las relaciones de explotación que se encuentran a la base de éste.

Sin embargo, después de escuchar que las autonombradas izquierdas han nombrado a Andrés Manuel López Obrador su candidato único, cabe preguntarse, como organización clasista, qué papel específico juegan este tipo de fuerzas en la comedia electoral mexicana y a qué responde su empeño por mantenerse dentro de un sistema electoral sin ningún tipo de legitimidad.

El oportunismo

El afán de partidos como el PRD y el PT por mantener su táctica dentro de los límites de la democracia burguesa demuestra que los autollamados partidos políticos de oposición en México son corrientes políticas oportunistas, que aprovechan el campo de la socialdemocracia, para confundir  a la clase trabajadora y alejarla de sus demandas y objetivos históricos. Ese es su papel en la comedia y  no es, para nada, un papel secundario. Este tipo de partidos han luchado por desaparecer toda huella de clasismo en la conciencia del pueblo trabajador,  trasformándola en apatía, desesperanza  o conformismo reformista.

Pero como todo artilugio ideológico estos partidos aparecen como una falsa conciencia y han ocupado para sí el lugar de partidos de izquierda y única alternativa de lucha para los que se oponen a la explotación. Se autonombran representantes de la izquierda en México,  sin embargo, en sus actuaciones como fuerza en el  poder, no pueden diferenciarse de los otros partidos más que en vanas expresiones de politiquería, ya que son tanto partidarios de la represión estatal en como en Guerrro o Chipas y expertos en asentar duros golpes a la clase trabajadora mediante violaciones a la ley Federal del Trabajo, implantado plenamente la precariedad laboral, la subcontratación y la represión a los sindicatos como en el caso del  Gobierno del Distrito Federal.

Estos partidos sirven muy bien a la burguesía por su carácter taimado creado la imagen a los trabajadores de que no es necesario un partido clasista o conduciendo a la creencia de que todos los “partidos son iguales” y que la organización partidaria es sinónimos de corrupción y de política burguesa. Es decir, hace aparecer innecesaria la unidad clasista de los trabajadores en un partido político que luche por la toma del poder para revolucionar el orden económico, social y político establecido por la burguesía.

A diferencia del Partido Acción Nacional que expresa abiertamente sus intereses de clase, las corrientes políticas oportunistas que encuentran refugio en las expresiones socialdemócratas,  buscan despojar a la clase obrera de su historia y de su memoria de lucha, haciéndose pasar ellos hoy por los herederos, reivindicadores y representantes de las históricas luchas del pueblo trabajador de México, cuando en realidad, muchos de sus dirigentes son los principales traidores a estas luchas. Estas corrientes políticas inducen a la clase trabajadora a renunciar a la idea de la revolución, aunque la reivindiquen de palabra, en sus lemas y programas. Evitan romper de manera definitiva con la burguesía, al contrario, la sirven traicionando a los trabajadores que se encuentran en sus filas.

Necesidad del partido de la clase trabajadora y la toma del poder

A pesar del innegable oportunismo de estas corrientes políticas, la situación en que se encuentra la lucha clasista hoy en México, nos obliga como comunistas ha explicar y analizar esta situación junto a los trabajadores. Es necesario que reconozcamos como trabajadores que no podemos continuar participando en el sistema político burgués, votando incluso en contra de nuestros propios intereses y legitimando las relaciones de explotación que hay detrás de ese régimen político con fachada democrática.

Para esto, nuestra tradición de comunista nos ofrece libros y análisis que nos permiten refrendar la importancia del partido de la clase obrera, de su organización, su lucha por la toma del poder. Pues, estos concientes que sólo la destrucción de las relaciones de explotación puede construir verdadera democracia. Por eso en estos días de la banalidad y la cursilería política no podemos dejar de traer a primer plano la actualidad de El Estado y la Revolución de Lenin, que nos recuerda el carácter del dictadura de clase del Estado moderno y la necesidad de que la clase trabajadora luche por la toma del poder y la destrucción de las relaciones de explotación que esconde el Estado moderno con fachada democrática. Igualmente, artículos recientes como “la dimensión europea del oportunismo contemporáneo y la lucha del movimiento comunista” y “sobre la teoría oportunista del “socialismo del siglo XXI””, ambos en Temas Actuales del Movimiento Comunista (2010), nos permiten reconocer las nuevas caras del viejo oportunismo y el papel que juegan en el sistema político burgués en dos espacios distintos: Europa y América Latina. Estos textos, nos ayudan comprender la situación actual del movimiento comunista, su lucha y objetivos que no debemos perder de vista en la construcción cotidiana de la vida partidaria.

Camaradas, no debe asustarnos la minoría o el escenario adverso del movimiento clasista frete a la comedia electoral, sino la táctica equivocada que traiciona al pueblo y a su lucha histórica por el poder y la destrucción del capitalismo. El sistema electorero mexicano sólo refuerza la necesidad de la construcción permanente del Partido Comunista, que exprese las demandas de la clase trabajadora y los campesinos pobres de México, que luche por la toma del poder y la construcción del socialismo-comunismo. Su programa y principios enuncian las cusas y papel histórico de la verdadera izquierda, la que se construye en unidad con la clase trabajadora y los campesinos pobres de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s