En Iguala, el Estado mexicano es el responsable de la masacre

1968: contra el autoritarismo, autonomía; contra los intereses burgueses, los populares